“Es inadmisible la solicitud de admisión del llamado Kosovo a la Unesco”

0
43

Dat0s se constituyó en Brasilia a invitación del responsable de la diplomacia Serbia concurrente en Bolivia. El embajador Veljko Lazic nos recibió en los ambientes setentistas de la legación, una construcción que se levanta junta a otras parecidas en el complejo habitacional diseñado por el  célebre arquitecto Oscar Niemeyer encargado por el expresidente Juscelino Kubitschek de diseñar  la ciudad del futuro, el corazón neurálgico de la política brasileña; exclusiva para albergar a funcionarios públicos y a los representantes de otros estados.

El motivo de la invitación tiene que ver con la discusión de un tema fundamental para Serbia que se llama Kosovo, territorio por naturaleza y de origen Serbio, que después de la guerra de los Balcanes y los bombarderos de la Otan pretende ser anexado a la Unesco, hecho que es considerado por el embajador como “inadmisible” dada la trascendencia, valor histórico y religioso que en la actualidad es administrado por las Naciones Unidas.

 

¿Cómo evalua su Gobierno la declaratoria de independencia de Kosovo?

En las últimas semanas la República de Serbia estuvo presente en el escenario internacional frente a una de las cuestiones más importantes y delicadas acerca de la identidad cultural, histórica y religiosa de nuestro pueblo.

Se trata de la solicitud de adhesión del llamado Kosovo a la Unesco. Pedido absolutamente infundado de acuerdo con el punto de vista del derecho internacional.

Es por esta razón que para Serbia, considerando también el aspecto político y moral, este pedido es absolutamente inaceptable. Según la eficaz y jurídicamente vinculante Resolución SB UN 1244 de las Naciones Unidas, Kosovo es un territorio dentro de la República de Serbia administrado por las Naciones Unidas.

 

¿Cómo y bajo qué circunstancias Kosovo pretende ser adherido a la Unesco?

Quiero recordar que la decisión unilateral de Kosovo de declarar independencia fue tomada en 2008 sin el consentimiento oficial de Belgrado. Hasta ahora esta declaración unilateral de independencia fue reconocida por un poco más de 100 Estados miembros de la ONU. Sin embargo, muchos países de América Latina, entre ellos Bolivia, Brasil, Argentina y muchos otros, así como países de África, Asia (por ejemplo China y India), seguidos de países de Europa, Rusia, y también cinco miembros de la UE, no reconocieron esta creación ilegal.

 

Bajo estas circunstancias para ustedes es inadmisible la declaratoria de independencia apoyada por más de 100 países de la comunidad internacional.

Considerando que Kosovo no puede ser tratado como un Estado sujeto del derecho internacional, es evidente que no se cumplen las condiciones básicas para el examen de cualquier asunto relativo a la solicitud de Kosovo para su plena adhesión a la Unesco. Este es un hecho reconocido por la propia Pristina (N de R: capital de Kosovo) que intentó entregar su pedido de adhesión a la Unesco a través de la Misión de la ONU. Entretanto, esta misión se negó a aceptar debido su compromiso firmado con la Resolución 1244, ya que la Unesco, como una agencia especializada de las Naciones Unidas, tiene la obligación de acatar las leyes del derecho internacional, en particular la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, que incluye la resolución 1244.

Quiero resaltar que la solicitud de adhesión de Kosovo a la Unesco ocurrió en un momento de conversaciones dirigidas por la Unión Europea entre  Belgrado y Pristina sobre la resolución de los problemas y la búsqueda de soluciones que deben estabilizar y normalizar nuestras relaciones. Estas negociaciones están en Bruselas en status de neutralidad, lo que fue aceptado por todos los participantes en el diálogo, por lo que es claro que la República de Serbia no va a cambiar su posición coherente con respecto a la falta de reconocimiento de la independencia declarada unilateralmente por Kosovo.

 

¿Es evidente que en Kosovo se encuentra gran parte de la cultura Serbia?

Acerca de la protección de los monumentos culturales y los bienes de la Iglesia Ortodoxa Serbia en Kosovo y Metohija, hasta el momento, esta cuestión aún no fue discutida en Bruselas. Por lo tanto, la solicitud de adhesión de Kosovo a la Unesco impediría las oportunidades de encontrar una  solución a través de conversaciones para la normalización de las relaciones entre Belgrado y Pristina, así como va a traer una gran cantidad de daños al proceso de reconciliación. El riesgo   específico de los daños al patrimonio cultural en Kosovo y Metohija no pertenece sólo a Serbia, sino a la misma Europa y al  mundo entero. Se trata de una herencia histórica y de valores de la civilización que remontan al siglo XI.

Pristina no tiene derecho moral de buscar adhesión a la Unesco. Hay una discrepancia entre las declaraciones de Pristina y sus reales acciones tomadas  cerca de la protección del patrimonio cultural serbio en Kosovo y Metohija, como es claramente demostrado a través de su falta de capacidad y voluntad de cumplir con las obligaciones de pertenecer a esta Organización. Desde  el final del conflicto de 1999 y la disposición de las fuerzas internacionales de paz, un total de 141 edificios cristianos ortodoxos serbios fueron completamente destruidos o dañados de manera significativa. Debo enfatizar que los monasterios medievales serbios (monasterios de Dečani, del Patriarcado de Peč, de la Virgen de Ljeviška y Gračanica) fueron incluidos por la Unesco en 2008 en la lista de los patrimonios mundiales en peligro, porque son albo de ataques extremistas.

Recordemos que la profanación de los monasterios serbios continua de manera frecuente, recibiendo condenación de la Unesco en varias ocasiones.

 

¿Qué otros aspectos les preocupa respecto a la destrucción del patrimonio intangible que tiene Serbia en el lugar?

Además de la destrucción y profanación de lugares religiosos serbios, preocupa especialmente los grafitos escritos por extremistas en las paredes de los monasterios ortodoxos serbios protegidos por la Unesco con mensajes exaltando la gloria del pasado del Estado Islámico y la creación de un futuro califato. Esto en un momento en que la comunidad internacional está emprendiendo esfuerzos para luchar contra este mal.

Todos los ejemplos anteriores indican claramente que el verdadero motivo de Kosovo para ser miembro de Unesco no puede reflejar el compromiso con los principios y valores de la  organización; sólo tiene la intención de promover su soberanía que es absolutamente inadmisible. Además, el objetivo indudable es cambiar los hechos históricos y la erradicación de la evidencia de la presencia de los serbios por siglos en Kosovo y Metohija y su patrimonio cultural, histórico y religioso.

 

¿Qué está haciendo Serbia para recuperar Kosovo de manos de quienes ustedes consideran movimientos extremistas vinculado al Estado Islámico?

Serbia trabaja activamente junto a todos los miembros de la Unesco, en especial los que son de su Consejo Ejecutivo, explicando los motivos por los cuales la adhesión de Kosovo a esta organización es inaceptable. El consejo ejecutivo de la Unesco debe pronunciarse sobre este tema en la reunión de noviembre de la conferencia general de la Unesco. En este sentido, Serbia está llevando a cabo numerosos esfuerzos y utilizando de todos los medios diplomáticos a fin de evitar la aceptación de “Kosovo” en la Unesco y para asegurar la supervivencia del patrimonio cultural, histórico y religioso de los serbios en Kosovi y Metohija.

“El riesgo de los daños al patrimonio en Kosovo no pertenece solo a Serbia, sino a Europa y al mundo entero. Se trata de una   herencia histórica del siglo XI”

 

EtiquetasUNESCO