“Hay que matar al presidente”

0
53

En la Chile del presidente Sebastián Piñera muchos acontecimientos hacen temer un estallido social. De acuerdo al resultado de varias encuestas el chileno promedio vería con muy buenos ojos una nueva gestión de la ex presidenta Michelle Bachelet ante el estallido de conflictos sociales que se han suscitado uno detrás de otro en el último tiempo. Primero fue la rebelión estudiantil que había estallado en la pasada administración y que tomó cuerpo de descontrol durante este Gobierno. El derecho a la educación gratuita fue un estribillo que comenzó a sonar con fuerza a partir de la formación de un movimiento que creció con entusiasmo y apoyo de amplios sectores de la población. Hasta Roger Waters, integrante del grupo Pink Floyd se sumó a las demandas cuando se reunió con la cabeza del movimiento estudiantil Camila Vallejo. Aparentemente, el clima social estaba entrando en un periodo de solución pero volvió a fragmentarse cuando Piñera presentó al Congreso la rendición de las cuentas públicas. Una manifestación que reunió al menos 8.000 personas en Valparaiso  terminó en enfrentamientos que dejaron dos policías heridos, destrozos y decenas de detenidos.

Las protestas fueron convocadas por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en demanda de mejores salarios, al menos 300 encapuchados causaron destrozos en la vía pública, atacaron las instalaciones de dos cuarteles de bomberos y se enfrentaron a la policía, hasta que fueron dispersados por los Carabineros. Un número importante de manifestantes, aun no determinado, fue detenido tras los disturbios. Los encapuchados intentaron linchar a dos personas al descubrir que eran efectivos de la Policía de Investigaciones. Uno de ellos resultó con graves heridas tras ser brutalmente golpeado, según fuentes policiales.

En la manifestación, en la que también participaron los dirigentes estudiantiles Camila Vallejo y Gabriel Boric y el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, llamó la atención una bandera negra con la leyenda “Si es necesario hay que matar al Presidente”.

 

EtiquetasPresidente