Mujica recibe un grupo de refugiados sirios

0
2

 

Luego de más de treinta horas de vuelo desde Beirut, Líbano, las cinco familias sirias que viajaron en este primer grupo que acogerá Uruguay llegaron minutos antes del mediodía al Aeropuerto Internacional de Carrasco. “Ya están jugando al fútbol”, dijo Mujica.

El presidente uruguayo, José Mujica, recibió ayer a los 42 refugiados sirios que se instalarán en Uruguay como primera etapa de un plan que prevé la llegada de hasta 120 personas. Luego de más de treinta horas de vuelo desde Beirut, Líbano, las cinco familias sirias que viajaron en este primer grupo que acogerá Uruguay llegaron minutos antes del mediodía al Aeropuerto Internacional de Carrasco. “Ya están jugando al fútbol, creo que los chicos son los que más rápido se integran”, dijo el mandatario.

En la base aérea número 1 los aguardaban Mujica, el canciller Luis Almagro y el embajador de la Agencia de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur), el actor uruguayo Osvaldo Laport. Las familias, que permanecerán los primeros meses en el hogar San José de los Hermanos Maristas en Montevideo, fueron acompañadas desde el continente asiático por el secretario de Derechos Humanos, Javier Miranda, y la viceministra de Salud, Marlene Sica, junto a tres intérpretes de árabe. “No podemos parar una guerra, pero sí mitigar sus efectos”, sostuvo Mujica. “No tiene proporción el agradecimiento que tienen. Ellos sienten que han salido de un infierno”, añadió el presidente.

Por su parte, Almagro, que también pasó la mañana junto a los refugiados, dijo que el día le dejó una “satisfacción plena” y la sensación de que hay que hacer cada vez más por los refugiados. “El Uruguay tiene nuevamente espíritu abierto, el uruguayo ha recobrado muchos derechos y muchos beneficios sociales y tiene una mejor estabilidad económica, por lo que está en condiciones de abrir sus manos para la llegada de esta gente. Toda esta satisfacción la recibimos en cada abrazo y beso que dimos y recibimos de cada uno de estos refugiados”, dijo Almagro.

Según precisó Miranda, las familias llegadas se componen de una pareja con diez hijos; un matrimonio joven con cuatro hijos pequeños; una familia de 14 integrantes, compuesta por un matrimonio y 12 hijos desde adultos a escolares; una familia de cuatro integrantes y otra de seis integrantes, con una mujer viuda y cinco hijos. Además de los llegados ayer, un segundo grupo de refugiados arribará a Uruguay en febrero dentro del plan que estipula “hasta 120” personas, agregó Miranda.

Desde ayer a la tarde, los sirios están alojados en la Casa San José de los Hermanos Maristas, a unos 16 kilómetros del centro montevideano, donde vivirán durante dos meses y serán capacitados en castellano y las costumbres locales. Luego serán realojados en pequeños grupos en distintas localidades del interior y en las afueras de Montevideo, teniendo en cuenta las capacidades laborales de los recién llegados.

Los jóvenes se repartirán de acuerdo con el nivel de escolaridad entre el Liceo 58 de Bañados de Carrasco, el Liceo 31 de Malvín y la Escuela Experimental de Malvín, todos en la capital uruguaya. En tanto, la profesora Gabriela Rac, del Liceo 58, señaló a radio El Espectador que los alumnos de ese centro de estudios están muy entusiasmados con la llegada de siete jóvenes sirios que cursarán allí y afirmó que se hicieron jornadas preparatorias para que los alumnos conocieran la realidad de Siria y las particularidades de su población.

Uruguay es el primer país latinoamericano que acoge a sirios que huyeron de la guerra civil en su país y que organizó de forma integral su traslado, adaptación e integración al país desde los desbordados campos de refugiados de Líbano y Jordania. Brasil ya recibió centenares de refugiados sirios desde el inicio del conflicto en aquel país, si bien llegaron y se instalaron allí por sus propios medios.