Naciones Unidas renueva compromiso con los pueblos indígenas

0
2

Naciones Unidas, 22 sep (EFE).- La comunidad internacional se unió hoy en la ONU para renovar sus compromisos en defensa de los pueblos indígenas y prometer toda una serie de acciones concretas para combatir la discriminación que sufren estas comunidades.

Líderes políticos y representantes de esos pueblos se reunieron en la sede de Naciones Unidas con motivo de la primera Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, una cita diseñada para avanzar en la aplicación efectiva de las convenciones internacionales.

“Es muy importante tener promesas de los Gobiernos, pero es aún más importante ver acciones”, subrayó en la apertura el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

El diplomático coreano, que destacó el carácter “histórico” de la reunión, fue el encargado de recibir a los participantes con una bienvenida en varias lenguas indígenas y un claro mensaje de apoyo a su causa.

“Naciones Unidas está con ustedes en esta lucha”, señaló Ban en su discurso, en el que -en español- destacó el liderazgo del presidente de Bolivia, Evo Morales, para impulsar la celebración de la cumbre.

Morales, que intervino también en la sesión inaugural, recordó que los “principios del movimiento indígena son la vida, la madre tierra y la paz” y aseguró que hoy todos ellos se ven amenazados por el sistema capitalista.

“Nuestros pueblos, nuestras naciones, no pueden ser gobernados por banqueros ni grandes empresarios o trasnacionales”, declaró el presidente boliviano, que destacó que experiencias como la de su país demuestran que el movimiento indígena también es capaz de gobernar.

A continuación, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, pidió unión a todo el mundo para terminar con las condiciones de discriminación que viven muchas comunidades.

“Tenemos que seguir trabajando juntos. La desigualdad, injusticia y discriminación en contra de los pueblos indígenas todavía lamentablemente es una realidad lacerante”, dijo el mandatario mexicano, que llamó a reforzar la cooperación internacional y las políticas a escala nacional.

Las dos ideas aparecen reflejadas en el documento de conclusiones adoptado hoy en la cumbre, que según Peña Nieto debe servir como “hoja de ruta” para reforzar los asuntos indígenas en la agenda internacional y para dar “un impulso renovado” a las acciones de la ONU en ese ámbito.

En el texto, aprobado sin oposición, los Estados miembros de la ONU “reafirmaron su compromiso solemne a respetar, promover y hacer progresar y, en ningún caso reducir, los derechos de los pueblos indígenas”.

Además, prometieron emprender las medidas necesarias a escala nacional para hacer cumplir la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas adoptada en 2007, una serie de principios mínimos que para las comunidades afectadas siguen sin respetarse en muchos países del mundo.

El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid al Husein, señaló hoy que no hay datos oficiales y completos sobre la situación de los indígenas en el mundo, pero aseguró que la “pobreza y marginación” que sufren aparecen claramente en todos los indicadores socioeconómicos.

En el caso de Latinoamérica, por ejemplo, se ha visto un importante avance de las políticas que benefician a los indígenas, pero siguen existiendo deudas pendientes como el reconocimiento de la propiedad de la tierra, según un informe presentado hoy por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Para progresar, una de las medidas acordadas hoy por los Gobiernos, fue la de cooperar más estrechamente con los representantes indígenas y facilitar su participación en el seno de Naciones Unidas.

La declaración incluye, además, toda una serie de compromisos para asegurar el respeto de las tradiciones indígenas y la igualdad de acceso de esos pueblos a servicios como la educación, la sanidad, la vivienda o el agua.

La premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, que también intervino ante el plenario, destacó los “avances extraordinarios” logrados por los indígenas en las últimas tres décadas e hizo un llamamiento a los jóvenes para seguir construyendo sobre el “legado” que la cumbre les dejó hoy.

La conferencia indígena, que se clausurará mañana, dio hoy el pistoletazo de salida a la semana de alto nivel de la Asamblea General de la ONU, para la que han viajado a Nueva York más de 140 jefes de Estado y de Gobierno y centenares de ministros.