Se desploma popularidad de Maduro

0
6
Foto: El Mundo

La valoración del presidente venezolano, Nicolás Maduro , alcanzó su nivel más bajo con una desaprobación de 67,5%, mientras que el chavismo pierde adeptos, con 28,9% de personas que se autodeclaran partidarios suyos, contra 38% a favor de la oposición, según una encuesta de la firma Datanálisis conocida esta tarde.

La encuesta, filtrada a la prensa y realizada entre el 27 de septiembre y el 7 de octubre entre 1300 personas, muestra que el 67,5% de los consultados valoró de forma negativa la gestión de Maduro, heredero político del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013) y que asumió el poder tras ganar las elecciones en abril de 2013.

Los que aprobaron la gestión de Maduro, quien según Datanálisis tuvo su mayor valoración positiva al asumir la presidencia con 55,2%, representaron 30,2%. Sobre las simpatías partidistas, el estudio muestra que el oficialismo pierde adeptos, ya que 28,9% se autodeclaró chavista, uno de los niveles más bajos en la década.

En contraste, la oposición alcanzó el mayor número de adeptos en 10 años al sumar 38%, mientras que el 28,9% se declara sin simpatía partidista. Sobre la situación del país, Datanálisis señala que el 81,6% de los encuestados la consideró de regular a muy mala contra 18,2% de regular a muy buena.

Entre los políticos de oposición, Henrique Capriles, gobernador del populoso estado de Miranda (norte), tuvo una evaluación negativa de 46,4% y una positiva de 42,1%.

Leopoldo López, líder del radical partido Voluntad Popular encarcelado desde febrero acusado de incitar a la violencia en manifestaciones antigubernamentales, tuvo una evaluación positiva de 45,6% contra una negativa de 40,0%.

Según la comparación histórica de la firma Datanálisis, que abarca poco más de una década, ésta es por lejos la peor valoración que ha tenido el chavismo, en el poder desde 1999.

Venezuela atraviesa una complicada situación económica marcada por una inflación superior a 60% anual, una aguda escasez de productos básicos y sequía de divisas, lo que desató de febrero a mayo pasados cruentas protestas antigubernamentales que dejaron 43 muertos.

La ausencia de estadísticas oficiales periódicas sobre el comportamiento de la economía venezolana ha creado una madeja de rumores sobre la salud de sus finanzas y su capacidad de pago.

Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo y que entre los años 2005 y 2013 recibió más de 641.000 millones de dólares por el boom petrolero, acumula interrogantes sobre sus ahorros en divisas en momentos de caída de los precios del crudo a mínimos en cuatro años.

Desde el año 2005, el gobierno venezolano ha creado una diversidad de fondos parafiscales que administra el Ejecutivo discrecionalmente, sin que se conozca su contabilidad.

La consultora Ecoanalítica considera que para el tercer trimestre de 2014 el gobierno contaba con 9.300 millones de dólares en fondos paralelos que podría emplear para honrar bonos de deuda y pagar importaciones públicas.

“Pero en realidad no se tiene claridad de cuánto tiene el gobierno, y eso no ayuda a la tranquilidad de los mercados”, explicó su director, Asdrúbal Oliveros.

Por el contrario la firma de analistas Econométrica cuestiona si el gobierno venezolano ha informado verazmente sobre sus exportaciones petroleras, que proveen 96% de las divisas del país.

“La emisión de bonos con intereses de casi 12 puntos porcentuales, la falta de pago a proveedores internacionales y el recorte en las importaciones sugieren que Venezuela no cuenta con los fondos que dice tener”, explicó su director Henkel García.

Por otra parte, un reporte emitido este lunes por Bank Of America asegura que, aunque no se espera un default de Venezuela, sí se percibe “un grave riesgo” por la baja del crudo de 23% en los últimos cuatro meses.

El banco añade que “por cada dólar de caída en los precios del petróleo, el sector público (venezolano) pierde 770 millones de dólares en ingresos netos”.

Los temores sobre la solvencia del país provocaron incluso que los mercados siguieran con expectación la operación de pago de 1561 millones de dólares por el bono Global 2014 con sus intereses a principios de octubre.

El gobierno venezolano ha reiterado que honrará “hasta el último dólar” de sus deudas y descartó que la caída del petróleo afecte sus finanzas. Al respecto el presidente Nicolás Maduro afirmó la semana pasada que un precio de “82 (dólares) sigue siendo bueno” para su país.