Cancelan la compra de 2.500 reactivos y seis laboratorios

0
15

El escándalo de la compra irregular de respiradores sigue afectando a los bolivianos. Ayer se conoció la cancelación de la compra de seis laboratorios y de 2.500 reactivos para pruebas de Covid-19. Todo este material estaba previsto para los municipios de La Paz y El Alto. Este hecho se registró por la falta de autoridad de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), dependiente del Ministerio de Salud.

Esta situación impide además el equipamiento y la implementación del  Hospital del Sur de  Río Seco, nosocomio que demanda utilizar con urgencia la urbe alteña. “La compra de los seis laboratorios y más las 2.500  pruebas ya no se podrán realizar”, dijo el director de Salud del municipio de El Alto, José Luis Ríos, en una entrevista con Página Siete. La autoridad lamentó que esa adquisición “se haya cancelado”.

Ríos dijo que este problema perjudica a los municipios de El Alto  y La Paz porque “la compra debía hacerse de forma conjunta”.

El 5 de mayo, las alcaldías de La Paz y El Alto se reunieron con el exministro de Salud, Marcelo Navajas, para comprar seis laboratorios, dos se instalarían en hospitales municipales de La Paz, otros dos  se implementarían en nosocomios de la urbe alteña, uno en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y uno en el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa). Este plan de adquisición se realizó para ampliar la cobertura de las pruebas de Covid- 19 en el departamento de La Paz.

Pero la compra fue cancelada porque no hay una autoridad que dirija la Aisem. Giovanni Pacheco, exdirector de esa institución,  Navajas y otros cuatro funcionarios fueron detenidos por la compra de 170 respiradores para Bolivia con un supuesto sobreprecio.

Ya desde hace varios días el alcalde de La Paz, Luis Revilla, anunció que esa compra estaba retrasada. El domingo, el burgomaestre contó a Página Siete sobre este proceso de adquisición y lamentó que este proceso sea burocrático.

“Nosotros con la ciudad de El Alto hicimos una gestión para adquirir  pruebas para utilizar en el conjunto de nuestra población, pero todo es burocracia, hay que pasar por distintas instancias, niveles, autorizaciones y al final cuando hemos logrado pasar por todas esas instancias ocurren las irregularidades (por la compra de los respiradores), se interviene la Aisem y quedamos en nada”, indicó Revilla.

El burgomaestre aseguró que ahora están a la espera del nombramiento de otro director “para que nuevamente” se inicie el proceso y “se pueda autorizar la gestión de la compra”.

El director de Salud de El Alto lamentó que esta compra no se haya concretado de forma rápida porque “en el mundo todos los países están peleándose por los equipamientos”. Aseguró que El Alto es una  de las ciudades más  perjudicadas porque además de dejar al municipio sin este equipamiento, la Aisem también estaba encargada de la llegada de los reactivos para las pruebas rápidas de GenXpert e incluso debía equipar la sala de terapia intensiva del Hospital del Sur, un establecimiento que debe habilitarse para atender a pacientes con Covid-19. “Ahora todo se ha demorado, esperemos que lo del equipamiento no se cancele”, agregó.

De acuerdo con Ríos, se esperaba que con la implementación de los laboratorios se podía ingresar a la flexibilización de la cuarentena porque se tenía previsto realizar “un testeo masivo”. Este proceso ayudaría a realizar diagnósticos de forma precoz para aislar a los contagiados y de esa manera evitar la propagación del virus.

Este plan no se concretó. Desde ayer los municipios de La Paz y El Alto, además de otras regiones del país, comenzaron la aplicación de la cuarentena dinámica con la flexibilización en el transporte y en las actividades económicas.

Municipios sin respuesta

En Cochabamba, el secretario departamental de Madre Tierra y encargado de la compra de reactivos, Alan Lisperguer, explicó que buscan hacer un testeo rápido de casos de coronavirus, pero lamentó que desde el pasado 4 de abril -cuando enviaron cartas al Ministerio de Salud para que se avale la compra de estos insumos- no reciben atención al pedido.

“Hemos enviado varias cartas, pero lastimosamente no hemos tenido respuesta. Luego del cambio de autoridad en Salud, también volvimos a enviar (misivas). Nosotros como Gobernación tenemos recursos, pero no podemos acelerar la compra”, lamentó Lisperguer en una entrevista con Página Siete.

El presidente de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) Bolivia, Álvaro Ruiz, indicó que urge la compra de reactivos y el funcionamiento de los laboratorios para ejecutar  un control de la epidemia.  “De lo contrario será difícil hacerlo y seremos sobrepasados por la epidemia”, dijo.

Preocupación en Santa Cruz

En el caso de Santa Cruz, el secretario de Gobierno de la Gobernación cru