DGAC autorizó a LaMia operar indefinidamente

0
47
Creditos Foto: CARLOS LOPEZ / LOS TIEMPOS

La Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) autorizó el pasado 13 de enero de 2016 a la empresa aérea LaMia Corporation SRL a prestar el servicio de transporte aéreo comercial de pasajeros, carga y correo a nivel nacional e internacional como “operador no regular” hasta el 30 de julio de 2020.

Por su parte, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) otorgó la “licencia indefinida de operación” a la única nave de LaMia, justamente la que se accidentó el lunes pasado en Medellín, dejando 71 personas muertas y seis heridas.

La ATT otorgó el beneficio hasta 2020 con base a la Resolución Administrativa Nº 410 emitida por la DGAC y el informe jurídico de la ATT, que recomienda aprobar el pedido de operaciones de la aerolínea al haber cumplido con los requisitos exigidos por ley.

Las exigencias para la licencia, siete según ley, son testimonios notariados, certificado de matrícula de comercio, certificado de solvencia con el fisco, certificación electrónica del NIT, fotocopia legalizada de la Resolución Administrativa 410 del 30 de julio de 2015 emitida por la DGAC y certificado de obligaciones pendientes ATT-DAF-CERT LP 1/2016 del 4 de enero emitido por la Dirección Administrativa Financiera de la ATT.

La única nave habilitada por la DGAC y con base en Santa Cruz era la CP-2933, marca BAE AVRO 146 RJ 85, con número de serie E-2348 bajo el estado de Re-matriculada y con “vigencia air” al 26 de enero de 2018 y de la póliza hasta el 10 de abril de 2017, justamente la siniestrada en Medellín (Colombia).

La situación de las otras dos naves, también BAE AVRO 146 RJ 85 y con series E2370 y E2350, se hallan en estado “temporal” pero con “vigencia air” caducadas, una del 9 de octubre de 2015 y la otra del 16 de noviembre del mismo año. Ambas “sin póliza”, razón por la que se hallan paradas en un stand de Cochabamba.

El director de seguridad de la DGAC, Julio Fortún, informó que hace un año la empresa completó su certificación para realizar vuelos nacionales e internacionales en el país. “Es una empresa de transporte aéreo no regular, no una línea aérea con itinerario. Ha completado un proceso de certificación y sólo realiza vuelos chárter a nivel nacional e internacional”, dijo en conferencia de prensa.

Por su parte, el director General de la DGAC, César Varela, aseguró que la aeronave que partió rumbo a Colombia cumplía con todas las condiciones.

De acuerdo con Ley 2902, la autoridad de regulación sectorial otorga autorización para la prestación de servicios de transporte, previo informe de cumplimiento sobre requisitos, condiciones técnicas y de seguridad, emitido por la autoridad aeronáutica.

En cuanto al permiso “indefinido” de la DGAC, Antonio Bedregal, director de mantenimiento de LaMia Corporation, explicó El Deber que el permiso era sólo para la nave siniestrada, permiso que se suspende en caso de muertes, al menos hasta que concluyan las investigaciones.

 

UN NACIMIENTO DUDOSO

LaMia nació en Mérida (Venezuela) en 2009 con la intención de promocionar el desarrollo turístico de la región. La empresa nacía gracias al convenio de cooperación China-Venezuela, con un capital de más de 5 millones de dólares y una flota de 12 aviones para conectar Mérida con otras regiones, proyecto que era apoyado por el gobernador chavista Marcos Díaz Orellana. La línea no pudo consolidar sus operaciones en esa nación por una serie de dificultades, como “presentar problemas de pago con las autoridades locales”.

El fundador, Ricardo Albacete, empresario de origen español que antes se dedicaba a la construcción, culpó al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) y también acusó a un diputado opositor al chavismo, Williams Dávila, por orquestar una campaña contra su proyecto.

Es así que, en 2014, solicitó licencia para operar en Bolivia como pequeño operador y lograr en 2015 un certificado de operaciones “no regular” de la DGAC y refrendado por la ATT en enero de 2016.

 

DOS NAVES DE LAMIA EN COCHABAMBA

Los aviones con matrícula CP-2997 y CP-2998, que llevan el logo de la línea aérea LaMia, se encuentran en Cochabamba, en el hangar de la Fuerza Aérea de Bolivia (FAB). Otra aeronave de la misma aerolínea, con matrícula CP-2933, protagonizó el lunes un fatal accidente que dejó 71 muertos y seis heridos en Medellín, Colombia.

El avión Avro Regional Jet 85, que fue el que se estrelló al llegar al aeropuerto de Medellín era el único que la empresa tenía funcionando en el país y el gerente general de LaMia, Gustavo Vargas, dijo que los otros dos estaban en inspección.

Los Tiempos verificó ayer la presencia de las dos aeronaves pero sin poder conocer más detalles, puesto que la entrada al hangar no es permitida y tampoco se puede obtener información. Es más, al advertir que este medio fotografiaba los aviones desde fuera del enmallado del hangar de la FAB, un guardia se acercó en actitud agresiva para evitar que se tomaran más imágenes.

Según el sitio Airfleets, especializado en registro de aerolíneas y aviones, el avión con matrícula CP-2997 está a nombre de Lamia Bolivia, se trata de un Bae Avro RJ85 que, a pesar de estar parado en el hangar, figura como activo. Su fecha de primer vuelo es 14-04-2000, según el sitio web.

El avión CP-2998 no figura en los registros.