Española indultada dichosa por volver a ver a sus hijos

0
6
Foto: EFE

«Por fin podré abrazar a mis hijos, que era lo único que quería», ha afirmado Sánchez, condenada por narcotráfico

La reclusa española María Dolores Sánchez, que padece un cáncer terminal y fue indultada en Bolivia, donde cumplía una condena por narcotráfico, dijo hoy sentirse dichosa porque por fin se reunirá con sus hijos, a quienes no ve desde 2008.

«Me siento llena de dicha, por fin podré abrazar a mis hijos, que era lo único que quería», dijo Sánchez a Efe en una conversación telefónica desde la prisión de Palmasola, en la región oriental de Santa Cruz, donde está recluida desde hace cinco años y medio.

La mujer confirmó que las autoridades del Gobierno boliviano firmaron el martes el indulto que le permitirá salir de prisión y retornar a España, si bien está pendiente que un juez emita el mandamiento de libertad para que pueda hacerlo.

Sánchez nació en La Línea (Cádiz) hace 47 años, pero vivía con sus hijos de 22 y 27 años en Alicante, donde trabajaba de limpiadora. La familia necesitaba dinero para evitar el desahucio de su casa y, por ello, Sánchez aceptó viajar en 2008 a Bolivia de «mula» para una operación de tráfico de drogas.

Para evitar su desahucio

«Vine como todos los que venimos aquí. Te metes en problemas con deudas en España, te ofrecen una salida y llegas aquí con la esperanza de poder salir de esas deudas», señaló Sánchez. Sin embargo, la mujer fue detenida por la policía boliviana y condenada a ocho años de prisión en Palmasola, mientras que sus hijos fueron desahuciados y ahora viven de alquiler, «pagándolo como pueden porque están sin trabajo».

A los ocho meses de estar recluida le detectaron un cáncer de mama y no ha recibido tratamiento médico. Álex, uno de los hijos de Sánchez, ha explicado a Efe en España que su madre no ha querido ser operada en Bolivia porque «tenía miedo de no salir de allí, de no volver».

Amargura y tristeza

La española señaló que su permanencia en prisión tuvo luces y sombras, pues si bien ha aprendido muchas cosas, estos años estuvieron llenos de «muchas lágrimas porque se extraña a la familia, por la soledad y la enfermedad». Se siente «mucha amargura, mucha tristeza por la soledad, la amargura de ver que te estás muriendo y no puedes salir de aquí», dijo Sánchez.

Su historia fue motivo de un reportaje difundido en España por televisión, tras el cual sus hijos iniciaron una campaña para recolectar firmas pidiendo la intervención del Gobierno español para que la mujer pudiera retornar a su país.

Las perspectivas de Sánchez cambiaron en los últimos días, pues podrá regresar a España posiblemente esta misma semana, al convertirse en la primera persona beneficiada con el indulto que aprobó el presidente Evo Morales en septiembre pasado.

Sánchez recibió esta noticia «con alegría» y señaló que lo primero que hará al llegar a España será empezar a tratarse el cáncer que padece que, según han dicho sus hijos, es terminal.

«Lo primero es intentar estabilizarme, intentar salvar un poquito mi vida y después ver cómo puedo salir adelante (…) Tengo que operarme, tienen que extirparme las mamas para empezar con la quimioterapia para poder parar un poco el cáncer», indicó.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, dijo hoy que su departamento está llevando a cabo “todas las gestiones posibles” para que Sánchez pueda volver a España lo antes posible.