Gobierno y médicos ponen agenda de cinco puntos

0
42
Creditos Foto: APG Noticias

La ministra de Salud, Gabriela Montaño, y representantes del Colegio Médico de Bolivia instalaron ayer, por la tarde, la mesa de diálogo en Santa Cruz, con una agenda de cinco puntos, entre ellos la institucionalización de los cargos, en el marco de la implementación del Sistema Único de Salud (SUS) y la Ley de Prioridades de la Caja Nacional de Salud (CNS).

La reunión se desarrolló en instalaciones del hotel Casa Blanca y comenzó cerca a las 16:30. En un inicio, la presencia del gerente de la Caja Nacional de Salud (CNS), Juan Carlos Meneses, generó susceptibilidades entre la dirigencia médica, dilatando por unas dos horas la agenda, hasta que Meneses abandonó la cita.

El viceministro de Salud, Álvaro Terrazas, indicó que, a pesar de no compartir esta postura, se accedió para poder avanzar en el tratamiento de los temas.

Se establecieron cinco puntos, los cuales fueron planteados por los galenos: la institucionalización de los cargos de base, intermedios y jerárquicos, con fecha de publicación; el cumplimiento a la Ley 3131, estatutos y reglamentos de los colegios de profesionales; la abrogación de la Ley 1189 de Prioridades de la Caja Nacional de Salud (CNS) y la destitución del gerente de esta entidad; la incorporación plena de los galenos a la Ley General del Trabajo del Sistema Público de Salud; declarar sector estratégico al sistema nacional de salud; y el último punto, establece la participación del sector salud y la promulgación de la ley del cáncer.

Los cargos

Previo a la reunión, la ministra de Salud afirmó que el Gobierno tiene toda la predisposición para avanzar en cada uno de los puntos, “sobre todo en el que tiene que ver con la sostenibilidad del SUS, lo que está relacionado con la distribución de 8.000 (nuevos) ítems en todo el país en el primer, segundo y tercer nivel de atención”.

En este punto, que fue el primero en ser abordado, el presidente del Colegio Médico, Erwin Viruez, indicó que el sector demanda que estos cargos sean sometidos a procesos de institucionalización y que no sean entregados de forma directa para garantizar que su entrega “no responda a fines políticos”.

No obstante, Montaño explicó que, de los 8.000 cargos, 2.941 han sido entregados a profesionales que venían trabajando con contratos temporales, es decir, han ido a cubrir los cargos que eran pagados con recursos propios y de las gobernaciones, antes de la implementación del SUS. “Lo que no queremos en este momento es poner en incertidumbre a esas 2.941 personas y hasta ahora no me han presentado la fórmula para que las personas que están ahí puedan, con certeza, acceder a ese mismo puesto de trabajo”, expresó la autoridad de salud durante la reunión, que se desarrolló a puertas cerradas.

Hasta el cierre de esta edición continuaba el debate sobre la distribución de los nuevos cargos para el área de salud.