Indígenas rechazan consulta para Chepete y El Bala; piden respeto

0
27
Creditos Foto: ANF

Los indígenas asentados en las reservas del Pilón Lajas y el Madidi rechazan la realización de la consulta para la construcción de las represas del Chepete y El Bala, por ser un mecanismo extemporáneo y exigen que se respete el derecho al “consentimiento” de los pueblos”.

Así informó el dirigente de Tierra y Territorio de San José de Uchupiamonas, un pueblo ubicado en medio del Madidi, y de la Coordinadora de Defensa de la Amazonía, Alex Villa, quien llegó a La Paz y anunció que también planteará una acción popular para hacer respetar los derechos indígenas.

“Los derechos indígenas hemos rechazado este proyecto, estamos rechazando la socialización (porque) debió hacerse antes del Decreto Supremo que declara como prioridad nacional. Rechazamos la construcción de las dos megaobras y ya no corresponde la consulta”, declaró Villca a ANF.

Argumentó que la consulta previa libre e informada era un proceso que se debió plantear antes de cualquier medida legislativa o administrativa, pero que no se respetó a los pueblos y naciones indígenas que durante años fueron los guardianes de estos territorios y reservas naturales.

“Cualquier medida legislativa o administrativa a medida que los gobiernos hagan la consulta libre e informada luego vendrá el consentimiento si están de acuerdo o rechazan un proyecto, eso no ha sucedido”, comentó el dirigente indígena.

“Nosotros somos los absolutos dueños de estos territorios, pero jamás hemos sido consultados. Somos los últimos en enterarnos de que el Gobierno ya está en la etapa de diseño final de esta megaobra. A la conclusión de este estudio se producirá la construcción de la obra”, declaró.

Añadió que solo con “el consentimiento” de los pueblos indígenas el Gobierno central podría construir las dos represas del Chepete que es la obra más grande y que una obra menor es El Bala, juntas causarían un significativo daño al medio ambiente y a los pueblos indígenas, sostuvo.

Villca añadió que mínimamente el Gobierno tiene que “disculparse” con los indígenas, por intentar atentar contra sus territorios y contra su hábitat.

A pesar de la salida de Servicom, asociada de la italiana Geodata, los indígenas no están “tranquilos” porque creen que entrarán otras empresas subsidiarias para continuar realizando estudios “geotécnicos”.

Dos pueblos de esa región fueron delegados para estar atentos a cualquier ingreso que pretenda continuar con los estudios, éstos alertarán al resto de los pueblos indígenas para que resistan a la construcción de las represas. El Gobierno pretende construir dos represas en plena Amazonía, un presupuesto estimado es de casi 7 mil millones de bolivianos, dice que el objetivo es generar energía para exportar.