La histórica goleada de Bolivia a Chile en La Haya

0
33

Como sabiendo el resultado de antemano, el presidente Evo Morales montó una expectativa inusual en el país para recibir la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que hace dos años estudia los alegatos del conflicto limítrofe entre Bolivia y Chile. Una vez más, el mandatario no se equivocó. El jueves 24 la CIJ se declaró competente para dirimir el fondo de la demanda planteada en 2013 por Bolivia que obliga a Chile a negociar una salida soberana al mar para Bolivia. La decisión fue calificada como un hecho histórico y trascendental que demuestra el importante trabajo del Gobierno boliviano y del equipo que estuvo a cargo de los alegatos de la demanda a la cabeza del expresidente Eduardo Rodriguez Veltzé. El fallo, si bien no es definitivo marca una tendencia de jurisprudencia incontrastable; una rotunda victoria en el plano jurídico que deja a Chile en posición incómoda para explicar su derrota diplomática. La votación del tribunal  de La Haya se convierte en un funesto antecedente para Chile que a partir de ahora está obligada a negociar en condiciones desventajosas más allá del Tratado de 1904, su principal arma de defensa y ataque en estos dos años de proceso. A partir de ahora deberá demostrar otros argumentos por los cuales arrebató un acceso soberano de mar a Bolivia en la Guerra el Pacifico, a fines del siglo XIX.

La decisión de la Corte se constituye en un hecho apabullante en materia del derecho internacional. Sin discusión alguna, de los 16 jueces que conforman el tribunal de La Haya 14 rechazaron la incompetencia planteada por Chile para que se excuse de conocer la demanda. Aunque el Gobierno de Santiago minimice el resultado y trate de negar que fue derrotado, su diplomacia ha sufrido en los últimos años incontrastables reveses Hace poco menos de una año el mismo tribunal dirimió a favor del Perú un diferendo marítimo sobre las aguas del Océano Pacífico obligando al país a devolver a Perú  espacio marítimo en las costas de ambos países.

Durante estos dos largos años sucedieron varios hechos insólitos y a la vez anecdóticos. En las conversaciones que sostuvimos con el portavoz de la causa marítima, Carlos Mesa, confesó que su trabajó se vio fortalecido por la imagen y prestigio que se ha ganado el presidente Morales a nivel internacional. Mencionó la increíble química entre Morales y el Secretario General de las Naciones Unidas, el coreano Ban Ki-noon. El expresidente Jaime Paz Zamora que forma el equipo marítimo, contó que le había pedido expresamente al presidente mantener prudencia en ciertas declaraciones referidas al tema, mientras se dilucidaba la causa. A esa recomendación Evo le había manifestado – cuenta el expresidente- que era un pedido difícil de complacer y que finalmente resultó fundamental para el resultado. Ambos exmandatarios destacaron la valentía de Morales que sin achicarse acorralo con sus declaraciones en sucesivas ocasiones a los representantes chilenos. Ni que decir del equipo jurídico a la cabeza de Antonio Remiro Brotóns que trabajó la sustancia de los antecedentes históricos con Diremar. También los expresidentes destacaron que por primera vez Bolivia tiene en torno al tema marítimo definida una Política de Estado incuestionable

Repercusiones del lado de Chile

Tras la euforia del momento, las muestras de alegría de la gente en Bolivia que saló a las calles a manifestar su satisfacción por el fallo favorable; en Chile se vivió una jornada que trató de ser encausada como cualquier otra, alejando del colectivo el planteó del mar y minimizando el fallo de la CIJ con frases altisonantes como que “Bolivia no ha ganado nada” o “Chile no ha perdido nada”. El representante chileno en la corte, Felipe Bulnes, sostuvo que el fallo no es adverso para su país. Afirmó que la decisión limita el alcance de la demanda boliviana, que ahora se ciñe a si Chile está obligado a negociar con su vecino. Esa reacción de soberbia matizó las siguientes declaraciones de las autoridades chilenas. La sorpresa fue tan grande que desde la presidenta Bachelet pasando por su gabinete y el propio canciller Muñoz minimizaron la decisión de la CIJ. Fue tan patético que hasta el futbolista Vidal se ofreció a intermediar en este caso que constituye un duro revés para la diplomacia chilena.

“Es una gran cosa que este juicio haya mutado”, dijo Bulnes aludiendo a la argumentación del tribunal internacional que afirmó que no se pronunciará respecto al Tratado de Paz y Amistad de 1904 suscrito por ambas partes y que aún tiene vigencia. “Lo que ha ocurrido hoy es que el fallo ha modificado sustancialmente la demanda boliviana. Lo que la Corte ha resuelto es que Bolivia no está pidiendo una obligación de negociar que pudiera finalmente conducir por imposición de la Corte a una salida al mar. La naturaleza de este juicio ha pasado a quedar sustancialmente limitada o modificada”. Dijo que “lo que podría declarar solamente la Corte, es que Chile tiene o no una obligación de negociar de buena fe con Bolivia“.

La presidenta Michelle Bachelet y su canciller Heraldo Muñoz, habían tenido consideraciones similares. Ambos señalaron que la decisión de la Corte de La Haya determina que Chile no debe ceder territorio. Tratando de poner paños fríos, el expresidente chileno Ricardo Lagos, artífice junto a los últimos gobiernos de su país de una carrera armamentista sin parangón incluso superior a la del sangriento régimen militar encabezado por Augusto Pinochet,  aprovechó para echarle palo a Bolivia. “Quisiera recordar que Chile permanentemente ha conversado estos temas en Bolivia, me correspondió cuando me tocó ser presidente, fue Bolivia la que de un momento a otro decidió suspender las conversaciones y recurrir a la Corte”, arremetió el exmandatario.

Desde su fundación pidió calma y  en un planteamiento inusual dijo que Chile a partir de ahora debe pedir que Bolivia resuelva  la sesión de su territorio en otros conflictos limítrofes que ha tenido a lo largo de su historia. Quiso dar a entender que Chile es uno más en la lista de la desmembración boliviana como si ese problema sería el nodo de alguna solución. Lagos en un amago de llevar el tema por la tangente. Con un mapa en sus manos, recordó  que Bolivia “era en 1825 un país con 2 millones 200 mil kilómetros cuadrados y desde 1825 hasta hoy, de esos kilómetros, Bolivia es un poco más de un millón 265 mil de kilómetros cuadrados (…) Bolivia ha perdido una enorme cantidad de territorio, y de esa pérdida Chile responde por el 11%; el otro 89% que ha perdido corresponde a Brasil, Perú, Argentina y Paraguay”.

Por esta razón el exmandatario señaló que  “lo primero que debe plantear Chile es entrar a resolver otros de los límites que Bolivia ha perdido. Siempre se puede conversar, por lo tanto, es indispensable que Chile exprese su voluntad de conversar (…) Chile tiene que estar tranquilo con lo que sigue, como expresidentes seguiremos entregando el apoyo”, cerró Lagos, a su vez que aclaró que tanto él como Piñera, Frei y Bachelet estuvieron de acuerdo con presentar la objeción preliminar.

Por su parte el ex Presidente Sebastián Piñera aseguró que el fallo de la Corte “en ningún caso tiene un resultado predeterminado”. Además precisó que “la integridad territorial de nuestro país está garantizada”. Enfatizó que “Chile debe utilizar todos los instrumentos y herramientas para defender con firmeza y eficacia sus legítimos derechos”.

Otro que sacó la voz fue el expresidente Eduardo Frei quien lanzó que “nada ni nadie puede obligar a Chile a renunciar a su soberanía. Conocida la decisión de la Corte cabe lamentar que esta no fuese acogida, no obstante los sólidos argumentos presentados por la defensa de nuestro país, por cuanto todos sabemos que dicha demanda no persigue otra cosa que la revisión del tratado de paz y amistad de 1904”, detalló.

De paso, aconsejó que Chile incremente la campaña comunicacional con el fin de explicar de la mejor manera ante la comunidad internacional todo lo que respecta a los argumentos chilenos. Pero la recomendación de Eduardo Frei llegó tardiamente. Bolivia manejo muy hábilmente una política comunicacional que destapó recuerdos y viejas heridas.

 

En el lado boliviano

El presidente Evo Morales tras conocer el apabullante fallo compareció ante los medios para expresar su “enorme satisfacción” por la decisión del tribunal que, según dijo, su Gobierno recibe con “mucha humildad y serenidad”. El mandatario ratificó la vocación pacifista de Bolivia y convocó a Chile “a acompañar este proceso mediante el diálogo”. Poco antes, en una rueda de prensa que no estaba dispuesta en la agenda del día, elogió los esfuerzos alcanzados por el Gobierno de Colombia y las FARC de iniciar un acuerdo de paz que zanja las grietas en el continente y hace justicia. “Somos un continente donde tenemos pendientes y esta vez la Corte se declara competente en un tema pendiente en el continente. Convoco a un diálogo para resolver (la demanda) en vez de que seamos juzgados por organismos internacionales o tribunales creados por la humanidad mediante las Naciones Unidas”, señaló.

Con su aceptación para tratar el tema, la CIJ ha señalado el “camino a seguir” y “no solamente da esperanza para Bolivia“, sino que demuestra que “las demandas, los temas pendientes se resuelven con diálogo y en paz”. Tras esas declaraciones, el mandatario se reunió con los expresidentes Guido Vildoso (1982), Jaime Paz Zamora (1989-1993), Jorge Quiroga (2001-2002) y Carlos Mesa (2003-2005), que es el portavoz de la causa marítima, para analizar la decisión de la CIJ. Minutos antes habían salido a la plaza Murillo para compartir con quienes se habían instalado desde tempranas horas a escuchar la decisión de la Corte.

¿Qué viene ahora?

El internacionalista Ramiro Escobar sostuvo que ahora viene la segunda parte del proceso en la cual la Corte se va a pronunciar sobre el fondo de la cuestión, es decir, si es legal o no, desde el punto de vista del derecho internacional, que Chile negocie esa salida soberana al mar con Bolivia. “La forma cómo lo haga, sobre eso no se va a pronunciar, eso es algo que tienen que negociar los países de forma bilateral”, sostuvo.

“No es que la Corte le va a decir a Chile: ‘Tiene que darle salida al mar a Bolivia’. No va a decir eso. Sobre lo único que va a pronunciarse es lo siguiente: va a existir un fallo que en realidad le va a decir al Estado chileno si corresponde o no que negocie una salida al mar con Chile”. Respecto a quién podría considerarse como ganador tras el reciente fallo, mencionó que la experiencia ha demostrado que la corte de La Haya siempre da fallos que de alguna manera favorecen a las dos partes. “Entonces no es que Bolivia ha ganado el partido, ha ganado el primer tiempo y tiene grandes posibilidades de ganar el segundo”.

En cuanto al tiempo podría demorar un fallo final de la Corte, el experto dijo que “no hay una fecha determinada, durará meses y puede durar un año o más”.

Los jueces del tribunal y cómo votaron

Ronny Abraham(Francia)Rechaza objeción

Abdulqawi Ahmed Yusuf (Somalia) Rechaza objeción

Hisashi Owada (Japón) Rechaza objeción

Peter Tomka (Eslovaquia) Rechaza objeción

Antonio A. Cançado Trindade (Brasil) Rechaza objeción

Mohamed Bennouna (Marruecos) Rechaza objeción

Christopher Greenwood (Reino Unido) Rechaza objeción

Xue Hanqin (China) Rechaza objeción

Joan E. Donoghue (Estados Unidos) Rechaza objeción

Giorgio Gaja (Italia) Acepta objeción

Julia Sebutinde (Uganda) Rechaza objeción

Dalver Bhandari (India) Rechaza objeción

Patrick Lipton Robinson (Jamaica) Rechaza objeción

Kirill Gevorgian (Rusia) Rechaza objeción

Louise Arbour (Juez ad-hoc de Chile) Acepta objeción

Yves Daudet (Juez ad-hoc de Bolivia) Rechaza objeción