Los dueños de Bolívar

0
22

El actual directorio del Club Bolívar actúa de acuerdo a los intereses que le dicta BAISA SRL. Es una institución del deporte cuando quiere hacerse condonar deudas, multas e intereses, pero cuando hace negocios simplemente aparece la sociedad que desde 2008 es propietaria de todos los derechos de administración de la institución celeste.

DATOS recorrió los archivos de la institución antes de su transferencia a BAISA SRL y descubrió anotaciones, publicaciones y una cadena de escándalos no aclarados.

Un nuevo escándalo: El Gran Centro

En medio del boom de la construcción que está viviendo el país, BAISA SRL se dispone a construir en el Gran Centro “Mario Mercado” en la residencial zona de Obrajes. El actual vicepresidente de Relaciones Interinstitucionales del directorio celeste, Jorge Iturralde, ha señalado que el Gran Centro “no vuelve al Bolívar se queda con BAISA SRL”. Todo vale para la enajenar el patrimonio celeste.

Cualquier empresario de la construcción sabe que para hacer aprobar el permiso de construcción, hay trámites que la Alcaldía exige de acuerdo a norma. En primer lugar se deben pagar los impuestos. Es todo lo que haría un digno empresario -de los que pocos quedan en el Bolívar-; sanear la propiedad y después edificar cumpliendo la ley. Pero BAISA SRL se esconde en subterfugios para evitar cumplir los procedimientos legales. Ha buscado hacerse condonar la deuda por el Gran Centro Bolívar, alegando que es una institución deportiva. Los dueños de BAISA SRL argumentan que el Club es patrimonio de los paceños y baluarte del deporte nacional. Todo por hacerse condonar las obligaciones tributarias que tienen con el Gobierno Municipal de La Paz.

El Gran Centro

Antes de ser transferido a BAISA SRL el edifico tenía 7.053 metros cuadrados de construcción por los que el Club Bolívar percibía unos 18.000 dólares mensuales por concepto de alquileres. El terreno en si tiene una extensión de 2.358 metros cuadrados sobre los que BAISA SRL pretende construir dos torres de 31 pisos con áreas útiles por 30.000 metros cuadrados que le rendirán una ganancia neta estimada en 15 millones de dólares. El Gran Centro Bolívar fue vendido por la señora Teresa Bedoya (tía de Marcelo Claure Bedoya) mediante un poder conferido por Guido Loayza y Jaime Jemio, presidente y secretario general respectivamente, de tal manera que al día siguiente la misma Teresa Bedoya -representante de BAISA SRL- lo transfirió a BAISA SRL.

El caso en la justicia

DATOS tuvo acceso al Auto Supremo Nº 307 emitido el pasado 22 de agosto por la Sala Social y Administrativa del Supremo Órgano Judicial en Sucre que anula la Sentencia 18/2009 de 7 de diciembre de 2009 emitida por una juez de Corte Superior del Distrito de La Paz, que en el marco del proceso contencioso tributario seguido por el Club Bolívar contra el Gobierno Municipal de La Paz, dispuso que la Unidad Especial de Recaudaciones del municipio, emita nueva y correcta Vista de Cargo que fije la base imponible de la deuda. En pocas palabras: que se haga un nuevo cálculo de la deuda que el Bolívar debe pagar por la omisión del pago de impuestos municipales. El Auto Supremo Nº 307 de Sucre advierte que la Sentencia 18/2009 “omitió varios procedimientos del Código de Procedimiento Civil. No consideró ni valoró el recurso de apelación, vulnerando el derecho a la defensa de la Administración Tributaria Municipal”. Exige que el trámite vuelva a fojas cero.

¿Qué harán ahora Claure y compañía? ¿Pagarán y construirán el edificio anunciado en grandes letreros? Y si lo hacen, ¿cuál será la siguiente maniobra en la triste historia de la apropiación del patrimonio celeste? La Sub-alcaldía de la zona Sur deberá explicar ¿cómo, cuándo y porque aprobó los planos de construcción de un terreno con deudas impositivas y en proceso contencioso? ¿Quién autorizó el pago del Impuesto a la Transacción de la venta del Gran Centro? ¿Cómo lograron semejante situación si el predio ya pertenecía a BAISA SRL desde el 17 febrero del 2011?

Apelando a ser una institución “deportiva y patrimonio de los paceños” (sic), BAISA SRL que administra el patrimonio del Club Bolívar por 20 años pretende hacerse condonar una deuda que asciende a unos 2.5 millones de bolivianos por impuestos municipales devengados de gestiones pasadas. Para los lectores de DATOS que no han leído las dos anteriores publicaciones a esta nota, les recordamos que Marcelo Claure, es propietario del 99.99% de Bolívar Administración e Inversiones (BAISA SRL) que administra los derechos pasados, presentes y futuros de la institución celeste.

La historia de los impuestos

En julio de 1999 los entonces dirigentes Mauro Cuellar, Edgar M. Morales y Héctor Alemán solicitaron al director de Recaudaciones del Gobierno Municipal la “exención de impuestos a la propiedad de bienes inmuebles”, por ser el Club Bolívar “una institución de orden deportivo y sin fines de lucro”.

En agosto de ese mismo año el Gobierno Municipal de La Paz respondió que previamente “la entidad debía presentar su derecho propietario regularizado”. A fines del año 2007 -con nuevo directorio del Club Bolívar- la Unidad Especial de Recaudaciones del GMLP emitió la Resolución Determinativa N° 2326/2007, sancionando al Club a pagar 201.554 bolivianos por un lado y 2.248.566 por otro, bajo conminatoria de iniciar una acción de Ejecución Tributaria.

El 14 de enero de 2009 cuando el Club Bolívar ya no tenía ninguna participación sobre sus activos y pasivos; y BAISA SRL era dueño de todo, apeló ante la Corte Superior del Distrito de La Paz, para dejar sin efecto la Resolución Determinativa N° 2326/2007 indicando que se trata de “una entidad deportiva sin fines de l