Marihuana: 10% a favor de la despenalización

0
91

Confusión en torno a los indicadores sobre la producción de marihuana en la región. Bolivia lejos de la tenue línea es altamente conservador sobre la legalización del consumo.

La información divulgada de manera errada en sentido de que Bolivia se ha convertido en el principal centro de producción de marihuana desató una inusual polémica, desmentidos y aclaraciones. La OEA, organismo al que se le achacó la exclusiva, desmintió pocas horas después de conocerse el informe y el viceministro de Defensa Social, el zar antidroga, Felipe Cáceres, protestó. Dijo que se pretende hacer daño al Gobierno que combate como nunca antes el delito del consumo y citó al Paraguay como el principal productor de cannabis y para aclarar definitivamente, alejó al país de cualquier controversia. Según sus propias palabras Colombia y Brasil producirían mayores cantidades de la droga.

Siguiendo la línea aclaratoria, DATOS tuvo acceso a un sondeo exclusivo de Ipsos que revela que América Latina sigue siendo conservadora sobre una eventual despenalización del consumo de marihuana.  En este marco, Chile, la Argentina y, en menor medida, México son los países más favorables, aunque en ningún caso esa posición supera el 30%.  En Bolivia, los que están a favor argumentan que de esa manera habrá más control, mientras quienes se oponen sostienen que, si desaparecen las penas, aumentará el consumo de drogas.  La encuesta se realizó en seis países en momentos en que se debate qué hacer  con el auge del consumo y el tráfico.

Imagine estar leyendo está revista en su bar preferido cuando en la mesa de al lado un hombre de su edad enciende un cigarrillo de marihuana y comienza a fumarlo tan naturalmente como usted revuelve su taza de café.  ¿Cómo se sentiría al respecto?  ¿Y si el hombre es íntimo amigo de su hijo? ¿Y si el hombre es su hijo?  ¿Estaría de acuerdo con que la ley permitiese o prohibiese tales escenas? ¿Por qué?  Estas y otras preguntas fueron realizadas por la consultora Ipsos-Mora y Araujo en Bolivia; y también en otros cinco países de América Latina, por Ipsos Public Affairs.  Las respuestas, que buscan reflejar la tolerancia social al consumo de marihuana ante un posible cambio de política en la región, son al menos llamativas: la región se opone ampliamente a que la marihuana sea despenalizada.

La encuesta asegura que “Chile, Argentina y en menor medida México son los países más abiertos a la política de despenalización del consumo de la planta Cannabis sativa. “Aunque ninguno supera el tercio de respuestas a favor” de tal política.  En rigor, 30 por ciento de los chilenos aprueba el cese de la persecución contras los consumidores, al igual que 27 por ciento de los argentinos y 23 por ciento de los mexicanos.

Al contrario, “entre los colombianos, peruanos y bolivianos el nivel de rechazo a la medida supera el 70 por ciento de la nuestras”, dicen las conclusiones del estudio, que consta de siete preguntas realizadas entre octubre y noviembre a 6.909 persona en 63 ciudades de Perú, Chile, Argentina, Bolivia, Colombia y México.  Las razones son varias: según el informe, el mayor control y la disminución del narcotráfico son las dos razones que más esgrimen quienes aceptan la despenalización.  La recaudación impositiva es relevante para los entrevistados de Perú y Bolivia, y muy irrelevante para argentinos y chilenos.  La erradicación de las “peleas con los narcos” es importante para los colombianos y mexicanos.

Por otra parte, entre los argumentos para rechazar la despenalización, la opinión regional es homogénea:   “Se registra temor hacia el aumento del consumo”, indica el informe.  En Argentina -además de Bolivia y Perú-, preocupa que la sustancia “estará al alcance de de todos”.  Otra causa en Perú y Bolivia es que más del 50 por cientos de sus pobladores piensa que “daña el organismo”.

Sociedad

La cuarta pregunta del estudio hace referencia a aquel lector que comienza a oler el cigarro del comensal de al lado.  A la amplia mayoría de los latinoamericanos consultados le resultaría un episodio “muy molesto” o “algo molesto”, en porcentajes que varían entre 78 y 93 por ciento según los países. Chilenos, argentinos y mexicanos son, en ese orden son los más permeables a aceptarlo, aunque sólo están dispuestos a hacerlo entre 21 y 18 por ciento de los consultados.

¿Y si el que consume es su hijo?, los bolivianos dicen que les preocuparía mucho en un 87 por ciento,  mientras que  apenas el 3 por ciento de los encuestados dicen que no les preocuparía que sus hijos o un ser querido consumiera marihuana. Otro de los datos reveladores de la encuesta es que Bolivia es el país donde la población asegura que nunca ha probado marihuana en un 97 por ciento, frente a tan solo un 3 por ciento que asegura haberlo hecho alguna vez en su vida.

 

 

EtiquetasMarihuana