Polémica tras la entrevista del padre Pérez al canciller Muñoz

0
61
Foto: Radio FIDES

La entrevista que realizó el sacerdote jesuita y director de radio Fides, Eduardo Pérez, al canciller de Chile, Heraldo Muñoz, levantó una intensa polémica entre periodistas y otros ciudadanos en las redes sociales.

Los afines al gobierno calificaron la iniciativa periodística como una “traición a la patria”, mientras, sectores independientes han señalado que se debería respetar la libertad de prensa como un derecho constitucional. 
La anterior semana, Muñoz rechazó una invitación realizada desde el Ministerio de Comunicación para participar de una entrevista en la estatal Bolivia TV, como réplica a la que se realizó al expresidente y vocero de la demanda marítima Carlos Mesa en el programa El Informante de Televisión de Chile (TVN). 
Sin embargo, el sábado, sorpresivamente, Pérez, mediante contacto telefónico con Muñoz, desarrolló una entrevista de aproximadamente 45 minutos, en la que conversaron temas relacionados con el diferendo marítimo entre ambos países. 
Ante lo sucedido, Idon Chivi, representante del gobierno, mediante su cuenta de Twitter, aseguró que el hecho responde a un acto de “traición a la patria” y, además, hizo cuestionamientos sobre un supuesto pago que Pérez habría recibido por haber armado dicha conversación. 
Además,  comentó que el medio de comunicación chileno El Mercurio habría asegurado que, antes de la entrevista como tal, hubo gestiones y “varios contactos para (coordinar) los términos de entrevista”.
“¿Por qué no comunicó la realización de la entrevista a la Cancillería boliviana? ¿Por qué la Cancillería de Chile no comunicó la realización de esta entrevista, acaso no conocen el principio de reciprocidad? ¿El mar no es cuestión de Estado? ¡Grave, muy grave!”, manifestó Chivi, quien ocupó cargos en varios ministerios. 
Periodistas independientes preguntaron en sus cuentas de Twitter y Facebook desde cuándo un periodista debe pedir permiso a la Cancillería para entrevistar a una u otra persona. 
La posición de Chivi ha sido reforzada por el comentario, también en redes sociales, del periodista argentino Fabián Restivo, quien colocó un comentario simulando una conversación entre Pérez y Muñoz: “(Muñoz:) ¿Y usted podría hacerme la entrevista?; (Padre Pérez:) Sí, claro; (Muñoz:) Es que quisiera hablar sin problemas; (Padre Pérez:) Sí. Usted me lleva de la manito y verá que va bien”, haciendo una mofa del modo en el que se llevó adelante la misma. 
En defensa del accionar de Pérez, su colega Mario Espinoza manifestó que “mientras los periodistas estábamos en un concurso de ‘boludos’ para ver quién entrevistaba a Muñoz, el tata Pérez hizo periodismo”, refiriéndose a los nombres que barajaba la prensa sobre el periodista que entrevistaría al Canciller chileno en Bolivia TV. 
El periodista Boris Miranda calificó como “una torpeza que el funcionario de gobierno (…) no comprenda las libertades periodísticas consagradas en la Constitución. Claro que (Radio) Fides tiene derecho a entrevistar a la autoridad chilena que decida sin ser sospechosa de ningún complot”, aseveró. 
Agregó que es una “torpeza mucho más peligrosa la invitación de la Ministra de Comunicación que podía desvirtuar la excelente representación que hizo Carlos Mesa en Santiago”.

El director del diario El Potosí, Juan José Toro, sostuvo que “la entrevista fue un trabajo periodístico muy bien hecho. No se vulneró ninguna ley ni mucho menos se cometió ‘traición a la patria’ porque no estamos en estado de guerra contra Chile”.

Gestiones para  la entrevista a Muñoz
Conflicto El canciller Muñoz fue invitado por el Gobierno de Bolivia para dialogar en la televisión estatal tras el reciente fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya y las solventes respuestas que dio el vocero de la demanda marítima Carlos Mesa en la Televisión Nacional de Chile.
Respuesta Muñoz aceptó “encantado” en una primera instancia la invitación boliviana, días después reiteró su disposición, pero asegurando que de haber una entrevista sería en Chile.  Luego, dijo que, si la entrevista “es un acto de propaganda, evidentemente no corresponde (ir)”.
Bolivia Ante la respuesta, el Gobierno nacional cerró la posibilidad de una entrevista y acusó al Canciller de Chile de no tener palabra y de ser poco serio.