Tóásó dijo que se inculpó y no participó de terrorismo

0
1
Foto: BBC

FUE DETENIDO EN ABRIL DE 2009, EN EL HOTEL LAS AMÉRICAS

El húngaro salió del país el viernes y ayer dio una conferencia de prensa desde Budapest. “En Bolivia todo puede suceder”, dijo

El ciudadano húngaro Elöd Tóásó, uno de los dos europeos que cumplieron cinco años y 10 meses de cárcel en Bolivia por alzamiento armado, aseguró ayer que durante el proceso judicial admitió su culpabilidad tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía, pero que nunca participó en actos de terrorismo. 
Tóásó se marchó del país sin anunciar previamente a las autoridades del país para evitar problemas y porque no era seguro para él quedarse. 
“En Bolivia todo puede suceder”, aseguró en rueda de prensa en Budapest, a donde llegó ayer procedente de Chile, junto al croata-boliviano Mario Tadic, el otro condenado. “No habría sido seguro permanecer en Bolivia por mucho tiempo”, aseguró el húngaro. 
Tóásó entró en Chile el pasado viernes a través del paso fronterizo de Chungará, usando un pasaporte temporal facilitado por el Gobierno de Hungría, ya que las autoridades de Bolivia no le habían devuelto el suyo, pese a haber sido puesto en libertad el pasado marzo tras cumplir su condena. 
Con todo, el húngaro insistió en que no fue evacuado y dijo que se marchó de Bolivia de forma legal como hombre libre, y mostró el sello en su pasaporte que certifica que salió por un cruce fronterizo. 
Tóásó y Tadic fueron condenados el pasado febrero a cinco años y 10 meses de prisión por alzamiento armado, acusados de haber participado en 2009 en un complot para lograr la secesión de Bolivia desde Santa Cruz. 
Los condenados estaban en prisión desde abril de 2009, por lo que prácticamente su pena ya estaba cumplida en el momento de emitirse el veredicto. 
Tóásó, de 35 años, y Tadic, de 61, fueron detenidos el 16 de abril de 2009 durante un operativo policial contra un grupo armado, en el que murieron el croata-húngaro-boliviano Eduardo Rozsa, el rumano Árpád Magyarosi y el irlandés Dwayer Michael Martin. 
En un principio fueron acusados de planear el asesinato del presidente de Bolivia, Evo Morales, pero finalmente el juicio se centró en las acusaciones de alzamiento armado y de terrorismo. El Gobierno sostiene que ese grupo armado preparaba un plan secesionista financiado por líderes opositores de Santa Cruz, el principal bastión de la oposición en el país.
El ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, aseguró que dejaron el país de manera “legal”.  “Hay que quitar de la cabeza las fantasías y peor si son manipuladas. Segundo, estos señores gozaban de plena libertad; tercero, habían cumplido su sentencia, y cuarto, incorporaron elementos jurídicos para desarrollar el caso terrorismo II”, declaró.