Zvonko revela que Sosa usó intermediarios para extorsionarlo 5 veces

0
30

El exprefecto de Santa Cruz y empresario, Zvonko Matkovic, aseguró hoy que el exfiscal Marcelo Sosa le extorsionó mediante sus intermediarios en cinco oportunidades y estuvo a punto de poner en venta su casa para cumplir con los últimos 200 mil dólares que le exigían, al margen de los 90 mil dólares que inicialmente ya habría entregado para que lo libere a su hijo del caso terrorismo I.

Primera extorsión

Matkovic, en comunicación telefónica con ERBOL, dijo que en una primera oportunidad le visitó en su casa una persona de apellido Pereira con la propuesta de “solucionar” el problema legal en el que su hijo se encuentra y por lo que está detenido en el penal de San Pedro.

“El señor Pereira me dijo que si quería solucionar el tema de mi hijo tenía que ir a una reunión con una persona, que él me iba llevar, entonces me recogió a las siete de la mañana, pero me pidió que deje mi reloj, mi celular, mi mango, mi gafa, mi encendedor, mi cigarro y sólo lleve mi ropa puesta. Entonces, volví a entrar a mi casa, dejé todo y me subí en el vehículo en que vino a recogerme y el que era conducido por un chofer llamado Joaquín”, relató.

Afirmó que fue trasladado a una casa que no conocía, aunque luego supo que esa vivienda era de la señora Claudia Arruda (supuesta tía de Jessica Jordan).

“Ahí adentro me metieron a un cuarto chiquito que tenía sólo un escritorio, donde me dijeron que espere, al poco rato abren la puerta y entra el (entonces) fiscal Sosa, quien me dice vamos a solucionar el tema de su hijo. Yo le dije qué tiene mi hijo, luego él me dijo que su hijo tiene una llamada que le hizo Eduardo Rozsa (supuesto líder del grupo terrorista) a su hijo, una llamada de 20 segundos y eso lo complica”, detalló.

Según el empresario, en ese primer encuentro estaban Sosa, Arruda y Pereira. Contó que en esa oportunidad el exfiscal aparentaba que recién se había bañado y tenía puesta una polera verde.

“Yo estaba ahí con Sosa pues (en la casa de Arruda), cara a cara, ‘face to face’, ahí hablando, ahí ha sido (esa primera negociación). Ahí Sosa me dijo, yo soy el único que puede agregar cargos o disminuir cargos, soy el único que puede aumentar o disminuir gente de la lista (de los involucrados en el caso terrorismo). Ahí me dice que tenía que entregarle 50 mil dólares”, dijo.

Entonces, mientras transcurría la negociación, Pereira le habría dicho a Matkovic que Sosa se tenía que ir porque se debía presentar en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen para tomar las declaraciones Gary Prado y Chichi Castedo.

Después de que Sosa habría abandonado esa reunión, sus dos allegados supuestamente pidieron a  Matkovic que vaya a buscar los 50 mil dólares.

“Luego yo salí y afuera estaba estacionada una movilidad con un chofer y vi que Sosa abordó (ese motorizado), era  un Toyota, tipo Lexus, que estaba con las placas tapadas con papel bond tanto la de atrás como la de adelante; después a mi me llevan a casa de retorno, me dicen que la plata tenía que entregar antes de medio día, porque el fiscal se iba viajar a La Paz”, indicó. El dinero al final habría sido entregado.

Segunda extorsión

Sin embargo, esa primera cifra de dinero, requerida aparentemente por Sosa, se duplicó en cuestión de horas, según  Matkovic, porque el entonces fiscal llamó a Arruda y le habría dicho que le pida 50 mil dólares más.

“Yo de esa llamada no sabía, pero en sus declaraciones informativas Arruda dice que Sosa la llamó y exigió que me tiene que pedir 50 mil dólares más, porque los primeros 50 mil dólares era muy poco”, señaló.

Tercera extorsión

Agregó que días después, Moisés Ponce de León, abogado de Sosa, se comunicó con el jurista que lo defendía en temas legales.

“Mi abogado era el doctor Amador, a quien Ponce de León le dice ‘mira vamos a solucionar esto con 60 mil dólares más’. Le dijo que primero yo tengo que dar 20 mil dólares, luego otros 20 mil y finalmente los restantes 20. Mi abogado me llama y me dice que la situación de mi hijo va empeorar si no pagamos esos 60 mil dólares más, yo le mandé 20 mil, después otros 20 mil, ese dinero se lo entregó a Ponce de León, luego cuando me pidieron los restantes 20 mil yo ya dije: ‘me cabreó esto, no quiero saber más’, porque hasta ahí ya había entregado 90 mil dólares (y mi hijo seguía en la cárcel)”, aseveró.

Cuarta extorsión

Tras esos incidentes, Sosa supuestamente mandó a otro “mensajero” u “operador” identificado como Antonio de la Fuente Amelunge, quien habría llegado de La Paz hasta la casa del empresario y nuevamente con la propuesta de “solucionar” el problema legal de su hijo.

“Le hice pasar a mi living, me dijo que esto se va solucionar con 200 mil dólares, le respondí que no tengo plata, luego él me dijo entonces tu hijo no va salir (de la cárcel). Yo insistí ‘no tengo plata pues, qué mierda quieres que haga, además ya le di 90 mil dólares, qué carajo, ya no tengo más'”, manifestó.

Pero De la Fuente no se habría dado por vencido y continúo con su intención de sacar 200 mil dólares más a Matkovic.

“Entonces le dije ‘estás en mi casa, mira mi casa es grande y bonita, vale más de 200 (mil dólares), le doy los papeles, la vendes y lo que sobra me lo das, pero ya déjenme de joder’, luego él hizo una llamada y me dice ‘no, dice que es en efectivo’, ahí respondí ‘bueno no hay plata, déjelo y mi hijo que se quede (en la cárcel)'”, relató.

Quinta extorsión

No conforme con ese rechazo de entregar otros 200 mil dólares -añadió Matkovic- Sosa nuevamente le mandó otro intermediario.

“Esta vez ya vino a mi oficina, ya no a mi casa, se trataba de Grover Gutiérrez, que es exgerente del Banco Central y también trabajó en Banco Unión, él vino, me dijo que venía de parte del fiscal Sosa y para que salga mi hijo tenía que dar 200 mil dólares”, afirmó.

‘Soza quiere devolverme la plata’

Ahora el empresario sigue un proceso judicial  contra Sosa por presunta extorsión y en los últimos días aparentemente le habría ofrecido devolverle todo el dinero que le entregó a cambio de librarse de la investigación.

“Cambié de abogado, ahora es el doctor Melgarejo, quien me llama hace no muchos días y me dice que se topó en una calle de la ciudad de La Paz con Ponce de León, me dijo que lo abordó y le dijo ‘doctor Melgarejo solucionemos esto y dígale a su cliente que nosotros le vamos a devolver la plata’. Yo le respondí a mi abogado que no hay marcha atrás y que la demanda contra Sosa seguirá adelante”, apuntó.

Asimismo, el entrevistado sostuvo que está dispuesto a someterse a un detector de mentiras para ratificar que su versión es cierta e incluso expresó su predisposición de enfrentar a Sosa en un careo.