El metaverso será plural o no será

Por Jorge Carrión | The Washington Post
0
90
Metaverso

El modo más sencillo de explicar el metaverso es a través del concepto de dimensión. El salto consiste en pasar de las dos dimensiones de las pantallas a las tres de la realidad aumentada y virtual. Si en estos momentos todos tenemos perfiles o cuentas en las redes sociales, donde alojamos una fotografía que nos representa y una serie de contenidos propios y ajenos, en el metaverso nuestra identidad será encarnada por nuestro avatar, que se moverá en un espacio tridimensional. Nuestro perfil ya no será plano, sino cúbico: un escenario donde interactuar, en vez de una página donde hacer scroll.

Meta es la corporación que mejor ha comunicado ese cambio radical. Con su nuevo nombre, Facebook deja claro que quiere apropiarse de una palabra y un concepto que —por supuesto— no le pertenecen. Como tantos otros de la tecnología de nuestra época, nacieron en la ciencia ficción.

El metaverso lo hizo marcado por la oscuridad: pertenecen a una única corporación tanto el primero que se llamó como tal, en la novela Snow Crash, de Neal Stephenson (publicada en 1992); como el más famoso, el OASIS de Ready Player One, de Ernest Cline (19 años posterior).

La ficción se vuelve real

La ficción especulativa ya no solo es el nuevo realismo: está imprimiendo la nueva realidad. Pero, aunque la ambición de Zuckerberg sea apoderarse del concepto de metaverso, son muchas las empresas que ofrecen ya videojuegos inmersivos y entornos laborales virtuales. Google y Microsoft también están diseñando los suyos. Parece ser que, como hijo de internet que es, el metaverso será plural o no será.

La mudanza no se da solamente en el ámbito de la representación, sino también en el de la visualización. Entre Facebook y Meta hay una transformación empresarial que implica que la empresa de Mark Zuckerberg multiplique su tentáculo de fabricación de dispositivos.

De momento, sobre todo de gafas y de cascos de realidad virtual. De ahí la importancia que ha tenido Oculus en la historia reciente de la corporación. Y la alianza estratégica con Ray-Ban, es decir, de lo clásico con lo viral. Si Meta logra que uno de cada tres de los cerca de 3,500 millones de usuarios que suman Facebook, WhatsApp e Instagram se compren unas gafas, estaríamos hablando de más de 1,000 millones de unidades.

Se estima que Apple ha vendido 2,000 millones de iPhone en sus 15