Los medios y los gobiernos de izquierda

0
20

Los medios de comunicación se han convertido en pleno estallido de la democracia latinoamericana -al menos de los países que están enmarcados en la línea del socialismo del siglo XXI-; Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Argentina, en testigos presenciales de la vulneración de sus garantías y derechos establecidos por sus legislaciones en sus respectivos países. En Bolivia, para no ingresar a lo que sucede en otros países, el efecto es menos draconiano porque de alguna manera el presidente Morales siente que sin los medios de comunicación no habría llegado a la presidencia o le habría costado más el acomodarse en lo alto de la política.

Los partidos políticos de izquierda deberían tener una mayor afinidad con los medios de prensa por la forma en la que estos influyeron en la recuperación de la democracia. Muchos periodistas fueron asesinados, detenidos, torturados y exiliados por combatir a las dictaduras que se apoderaron del poder de manera violenta.

Brasil y Chile son dos ejemplos a la inversa. En Brasil, la presidenta Rousseff ha decidido proteger  la libertad de expresión como una condición sine quanum de las conquistas democráticas y en Chile, el país del Cono Sur que más largo periodo vivió bajo la dictadura pinochetista, se han consagrado garantías al trabajo de los medios. La lógica es que sin medios libres, imparciales e independientes se deteriora el sistema. La transparencia es vital para forjar hombres pensantes y seres libres en una sociedad que ha vencido las barreras del autoritarismo. El Gobierno  del presidente Morales se queja de que los medios son la real oposición a su Gobierno, pero más allá del orden semántico cuesta creer que en un país donde la cobertura oficial sobrepasa el 70% se pretenda actuar a lo Chávez con RCTV.

Etiquetasgobiernos
</