Una población aislada en el altiplano boliviano

0
8
Foto: Patricio Crooker

No solo las grandes ciudades tienen que lidiar con el virus, también los lugares más pequeños. Incluso este lugar en medio de los Andes.
Patacamaya está a unos cien kilómetros al sur de la capital boliviana, La Paz. Y es una de las comunidades indígenas en Latinoamérica mas golpeadas por la COVID-19.

A mediados de marzo, se realizó la fiesta patronal, que duró unos días, y se cree que fue el origen de un pequeño brote en el que ha muerto una persona y se han confirmado varios casos. Su ubicación privilegiada -por ahí pasa la carretera de La Paz-Oruro y está muy cerca de la frontera con Chile- la hacen un gran centro de abastecimiento de varias poblaciones a la redonda.

Para evitar la propagación del virus, el gobierno impuso una cuarentena total. Así que desde mediados de abril, Patacamaya está aislada y sus habitantes solo pueden salir unas horas para abastecerse de comida. La gran paradoja es que el Estado ha ofrecido bonos para ayudar a las personas más vulnerables, pero, para cobrarlos, tienen que ir salir de sus casas.

Esta localidad es un ejemplo del impacto de esta pandemia global: no solo las grandes ciudades tienen que lidiar con el virus, también los lugares más pequeños. Incluso esta ciudad en medio de los Andes.

 

 

Patricio Crooker (@patriciocrooker) es fotógrafo documentalista con mas de 20 años de experiencia en Latinoamérica y profesor universitario. Ha publicado el libro de fotografías Singani.

EtiquetasCoronavirus