La mitad del sueldo de la presidenta y el uso de los mensajes a la Nación

0
16
Foto: Los Tiempos

La decisión de la presidenta del Gobierno transitorio, Jeanine Añez, de dirigirse a la Nación -cualquier comunicación presidencial en primer plano modalidad impuesta por los aliados en la II Guerra Mundial que se utilizaba en casos extremos, se ha vuelto moneda corriente en la actual administración- desvirtúa de plano el uso de recursos en casos excepcionales, reservado al alto cargo de un jefe de Estado.

Resulta por lo tanto inverosímil e irrelevante que la presidenta Añez utilice este recurso para anunciar que donará mitad de su salario en la lucha que encara su Gobierno contra la pandemia que afecta a la humanidad y que hasta ayer había contagiado a casi 3 millones de personas en todo el mundo.

¿Quién asesora a la presidenta para hacer anuncios intrascendentes pensando que con eso suma puntaje en la carrera electoral en la que ha decidido participar? El ministro de la Presidencia ha reiterado que la presidenta es asesorada por expertos y científicos. Salvando su exposición mediática, Añez está en todo su derecho de dirigirse a la población cuando sus equipos consideren; empero, en exceso, para todo y nada, resta crédito de interés.

Se ha vuelto muy habitual que sus ministros empleen el “la presidenta ha instruido” o “por encargo de la presidente”, erosionando los niveles de atención de ciertas áreas a una sobre exposición innecesaria.