Al MAS se le hace difícil el control total

0
33

UNOS POCOS VOTOS MÁS O MENOS PUEDEN HACER MARCAR LA DIFERENCIA EN EL ÓRGANO LEGISLATIVO; CON RESULTADOS NO OFICIALES, EL PARTIDO DE GOBIERNO CONTROLA EL SENADO, PERO AÚN NO DIPUTADOS

 

Aunque sin mayores sorpresas, pues los resultados de las urnas confirmaron todas las previsiones, ha quedado en suspenso la posibilidad de que el Movimiento al Socialismo haya logrado su objetivo de revalidar su control absoluto en ambas cámaras del Órgano Legislativo o si, por el contrario, la bancada opositora en la Cámara de Diputados será suficiente para evitar que eso ocurra.

 

En la Cámara de Senadores, todo parece indicar que el Movimiento al Socialismo, al haber logrado 24 de los 36 senadores, cifra equivalente a los dos tercios tan ansiados ha logrado ya su objetivo.

En la Cámara de Diputados, aunque es muy remota, todavía existe la posibilidad de que las cifras dejen al MAS al borde de la cifra que le daría el control total. Una pequeña modificación, por pequeña que fuere, entre las proyecciones obtenidas en conteo rápido y los resultados oficiales finales podría ser lo que haga la diferencia.

Unidad Demócrata ha logrado despejar cualquier duda sobre quién tendrá a su cargo la conducción de la oposición durante los próximos años pues sus 32 diputados consolidados no tendrían que tener mayor dificultad para hacer prevalecer su primacía sobre los 10 del PDC, obligados como estarán, dados los antecedentes del caso, a deponer cualquier aspiración de protagonismo.

 

Finalmente, el MSM y el Partido Verde, al tener que conformarse con sólo un diputado cada uno, están condenados a tener en el mejor de los casos un papel testimonial, muy lejos de cualquier pretensión mayor.

Los departamentos del occidente del país (Oruro, La Paz y Potosí, a los que se suma Cochabamba y Chuquisaca), se constituyeron una vez más en los pilares principales de la hegemonía política del Movimiento al Socialismo. Oruro (66,6%), La Paz (66,5%), Cochabamba (64,8%) y Chuquisaca (60,5%) frente a los que en años anteriores le eran adversos. Así, Pando (53,4%), Santa Cruz (50,7%), Tarija (48,3) le dieron como en el resto del país más de diez puntos de ventaja sobre su principal rival opositor.

 

Esos porcentajes se reflejan en la composición del senado pues uno de esos departamentos, Oruro, le dio al MAS sus cuatro senadores mientras que La Paz, Potosí, Cochabamba le dieron tres cada uno.

Pando, Santa Cruz, Tarija y Beni, en ese orden, los departamentos en los que históricamente más dificultades tuvo el Movimiento al Socialismo para obtener el respaldo popular, le dieron dos senadores cada uno.

Entre los nueve departamentos el MAS logró los 24 senadores necesarios para reunir los dos tercios de la Cámara Alta.

Con esos resultados, la composición de ambas cámaras legislativas será un fiel reflejo de la manera como los votos que favorecieron a la fórmula oficialista y a las de la oposición se distribuyeron en los diferentes puntos de la geografía nacional. Es una muestra de que, aunque muy atenuadas en relación a años anteriores, hay todavía en nuestro país ciertas diferencias entre el occidente y el oriente del territorio nacional.

Sin embargo, y a pesar de que son notorias las distintas tendencias, el dato que sobresale es que éstas se atenuaron a tal punto que pueden ser desplazadas a un lugar secundario a la hora de describir y comprender el comportamiento político de los bolivianos. Así lo indica entre otros, el hecho de que sólo en Beni, y por un margen relativamente pequeño, haya sido derrotada la fórmula del Movimiento al Socialismo y que aún así dos de los cuatro senadores benianos pertenezcan a las filas del MAS.

En el otro extremo del panorama electoral, el dato más sobresaliente es sin duda el fracaso de la fórmula encabezada por Juan del Granado y Adriana gil del Movimiento Sin Miedo, que no lograron hacer un papel decoroso ni siquiera en las ciudades en las que, según los erróneos cálculos políticos, podían darles alguna base electoral. el 4,4 por ciento obtenido por el MSM en La Paz, y e 1,3 por ciento de Santa Cruz, de donde priviene Gil, se constituyeron en un veredicto lapidario para un proyecto político que no logró alcanzar dimensión nacional.

Tan pobres resultados, se reflejan en la solitaria presencia de un diputado plurinal del MSM que representará a La Paz.

El Partido Verde de Bolivia también verá reducida su presencia a un parlamentario, también elegido en la sede de gobierno.

 

UNINOMINALES DEL MAS

Además de la supremacçia del MAS en la composición del nuevo Órgano legislativo, es significativo el hecho de que haya sido buena parte de su brigada de diputados haya sido obtenida directamente mediante la elección de diputados uninominales. En efecto, en cuatro de los nueve departamentos (La Paz, Oruro Chuquisaca y Pando ) el MAS logró la totalidad de los escaños en disputa, lo que en hechos relegó a un segundo plano a sus candidatos plurinominales.

En términos generales eso se refleja en el hecho de que 48 de los diputados del MAS sean uninominales y sólo 27 plurinominales.

Diametralmente opuesto es el caso de Unidad Demócrata, que sólo cuenta con 12 uninominales, 21 plurinominales y dos especiales.

Beni, igual que en los resultados generales, marcó la excepción en favor de Unidad demócrata, pues ese es el único departamento donde la fórmula opositora dejó al MAS con las manos vacías. .

La hegemonía masista también se vio reflejada en la distribución de diputados especiales, pues cinco de los siete diputados representantes del mismo número de circunscripciones fueron a engrosar la bancada parlamentaria oficialista.

CORRELACIÓN DE FUERZAS

Si bien ya no es previsible alguna modificación en las tendencias centrales de la nueva correlación de fuerzas en el escenario político nacional, y a pesar de la fiabilidad que han demostrado tener las proyecciones de datos de boca de urna, hay todavía un pequeño margen de duda sobre la posibilidad de que el Movimiento Al Socialismo haya logrado su objetivo de revalidar su control absoluto en ambas cámaras del Órgano Legislativo o si, por el contrario la bancada opositora en la Cámara de Diputados será suficiente para evitar que eso ocurra.

En la Cámara de Senadores, todo parece indicar que el Movimiento Al Socialismo, al haber logrado 24 de los 36 curules, cifra equivalente a los dos tercios tan ansiados ha logrado ya su objetivo.

La brigada de senadores del MAS proviene de los nueve departamentos del país, distribuidos de la siguiente manera: Oruro le dio sus cuatro representantes, La Paz, Cochabamba, Potosí y Chuquisaca tres, Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija dos. En La Paz y Chuquisaca todavía está en duda el partido al que representará un cuarto senador.

Para hacer frente a los senadores oficialistas, UD cuenta con nueve miembros, provenientes de cinco de los nueve departamentos. Santa Cruz, Beni y Pando le dieron dos senadores, uno Cochabamba y otro Potosí.

Tarija fue el único departamento del país que le dio un senador al Partido Demócrata Cristiano.

PROYECCIONES AL PORVENIR

En caso de que los cómputos oficiales confirmen las proyecciones a boca de urna, dos de los cinco partidos que participaron en las elecciones de ayer habrán perdido su personalidad política.

El caso más llamativo es el del Movimiento Al Socialismo, cuyos candidatos no lograron conquistar el apoyo de los electores en ningún punto del país. Con un raquítico 2,9 por ciento se ubica al borde de perder su personalidad política, y el único diputado plurinominal que logró sumar los votos suficientes para llegar a la Asamblea Legislativa dista mucho de ser base suficiente para una eventual recuperación. Y aunque tan pobres resultados también fueron predichos con notable precisión por las encuestas previas al acto electoral, no deja de ser sorprendente que ni siquiera en ciudad de La Paz, donde durante los años anteriores había cosechado sus mayores triunfos políticos, el MSM haya tenido que conformarse con un 4,4 por ciento. Ni La Paz ni Santa Cruz, donde se suponía residía la fortaleza de Juan del Granado y Adriana Gil fueron una excepción.

Aunque el porcentaje de votos del Partido Verde es muy similar al del MSM, la interpretación es en cambio muy diferente. Aunque según los datos obtenidos en boca de urna la votación recibida por el PVB (2,7 por ciento) no serían suficiente para salvar su personalidad jurídica, y su solitario diputado está condenado a un lugar marginal, queda abierta la posibilidad de que la causa enarbolada por esa organización política se incorpore a la agenda pública nacional.

 

ANÁLISIS

LIZANDRO COCA OLMOS

POLITÓLOGO

Pequeños cambios

La composición del mapa de fuerzas políticas dentro de la Asamblea Legislativa Plurinacional ha sufrido muy pocos cambios. Los dos tercios que el partido de gobierno mantiene en este cuerpo legislativo son un elemento que ya se podía prever sobre la base de las encuestas preelectorales.

Los pequeños cambios que se pueden observar se refieren, más bien, a la procedencia de los miembros de cada bancada. Los legisladores que pudiera haber perdido el Movimiento Al Socialismo en el occidente del país, han sido compensados por aquellos que ha conseguido obtener en el oriente, y lo mismo sucede en viceversa con las organizaciones de oposición (o la bancada de oposición). Pareciera que la cresta de la ola de simpatía por el “Proceso de Cambio” ha llegado de manera tardía al oriente del país, mientras que en occidente comienzan a bajar las aguas.

Otro elemento a destacar es la composición del senado, en que el oficialismo mantiene y consolida sus dos tercios, con posibilidades de ampliarlos. La razón principal de este hecho radica en que a diferencia de las elecciones pasadas, cuando el voto duro de oposición se concentró en una sola fuerza política, dejando en tercer lugar a un Doria Medina muy debilitado, en estas elecciones la segunda y tercera fuerzas UD y PDC respectivamente) se dividieron dicho caudal electoral, dificultándose la posibilidad de obtener más senadores a pesar de haber logrado una votación interesante.

Otro fenómeno curioso es la mayor proporción de voto cruzado entre los electores del Movimiento Al Socialismo. Hecho que confirma la solidez de la popularidad del presidente Evo Morales por encima de su partido y sus candidatos, pero que en todo caso lo único que causa es la otorgación, para el partido de gobierno, de más diputados plurinominales, en desmedro de su bancada de uninominales.

La mejora del desempeño del Órgano Legislativo dependerá de la actuación de los nuevos parlamentarios. Ya se verá si el cambio de actores afecta el funcionamiento de este órgano del poder público, que se había convertido en caja de resonancia de los designios del Ejecutivo y debería recuperar su función de fiscalización y deliberación.