Áñez da 72 horas a diplomáticos de México y España para abandonar el país

0
68

La presidenta del Estado, Jeanine Añez dio un plazo de 72 horas para abandonar el país a la embajadora de México, María Teresa Mercado; a la encargada de negocios de la embajada de España, Cristina Borreguero y al cónsul de ese país, Álvaro Fernández y al grupo de funcionarios, tras los incidentes del pasado viernes.

“Este grupo de representantes de los gobiernos de México y España ha lesionado gravemente la soberanía y la dignidad del pueblo y del Gobierno de Bolivia. La conducta hostil intentando ingresar de forma clandestina a la residencia de México en Bolivia desafiando a los efectivos policiales bolivianos y los propios ciudadanos son hechos que no podemos dejar pasar y han generado consecuencias”, declaró Añez desde Palacio de Gobierno.

Bolivia declaró personas no gratas a los diplomáticos.

El viernes cuatro miembros del GEO español, un grupo de élite que se encarga de la protección de diplomáticos, intentaron ingresar a la residencia mexicana encapuchados, aduciendo que estaban acompañando a dos altos diplomáticos españoles en una “visita de cortesía” a sus pares mexicanos.

La residencia acoge alrededor de una decena de personas a las que el Gobierno interino de Bolivia acusó ante la Justicia de varios delitos, entre ellas algunos antiguos ministros de la etapa del expresidente Evo Morales procesados por acusaciones como terrorismo.

Un día después, la legación española, mediante su cuenta en Twitter, explicó que se trataba de una visita exclusivamente de “cortesía” y negó rotundamente que pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas que se encuentran asiladas en aquellas dependencias.

“Lamentamos profundamente la explicación inconsistente ofrecida por este grupo de diplomáticos quienes afirmaron que han montado semejante atropello para cumplir una visita de cortesía. Bolivia ya no es colonia de nadie”, sentenció Añez.

La mandataria aseguró que el Gobierno desea aclarar que tiene la máxima estima con los ciudadanos de México y España y comparte tejidos históricos, sin embargo Bolivia “no puede tolerar el abuso y la prepotencia de sus gobernantes que trata de encubrir y proteger a criminales que han cometido delitos de terrorismo y sedición”, refiriéndose a las exautoridades del Gobierno de Morales asiladas en la representación mexicana.

Por su parte, la canciller Karen Longaric aseguró que el pedido de retiro no amenazan las relaciones diplomáticas y adelantó que se esperará el envío de un nuevo cuerpo diplomático de ambos estados.

Más temprano, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo informó que los funcionarios españoles presuntamente involucrados en el operativo de la residencia de México en La Paz aún no abandonaron el país.