Carrera armamentista entre Chile y Bolivia, una diferencia de 10 a 1

0
2
Foto: Radio Fincomin

Más allá de las xenófobas reacciones del Gobierno chileno y la tenebrosa convocatoria al sentimiento nacionalista con fines políticos internos, vale la pena ilustrar con algunos datos las diferencias en cuanto al poderío bélico de ambas naciones, cuyas relaciones han sido siempre tensas y estarían pasando por su peor momento. El año 2015, Chile destinó cerca de US $ 5.500 millones de dólares para reforzar su equipamiento militar que es, fundamentalmente, agresivo y potente. De manera continua refuerza activamente su arsenal armamentístico. Bolivia, en cambio, ese mismo año, destinó a la “modernización” de armamento militar un presupuesto de US $ 504 millones. La diferencia es de 10 a 1. Para aspirar cierta equivalencia bélica, nuestro país tendría que invertir el equivalente del 20 por ciento del PIB actual durante 10 años continuos.

En ese contexto, las declaraciones de las autoridades que convocan a defender con sangre el conflicto con Chile denotan cierto grado de demencia.