Evo Morales refuerza relaciones con 2 países

0
39
Foto: AFP

Las reuniones bilaterales del presidente Evo Morales con sus homólogos de Perú, Ollanta Humala, y de Paraguay, Horacio Cartes, se realizarán en un momento en el que la diplomacia boliviana tiene temas pendientes, en Argentina, Chile y Brasil, en el campo económico o diplomático, según los analistas Víctor Hugo Cárdenas y Erick Kundt. Para el primero  esto se debe a que el Gobierno ejercen una política “ideologizada” que le lleva a cometer “torpezas”, y el segundo añade que falta planificación y estrategias.

En el caso de Brasil, el exvicepresidente Cárdenas hace notar que la presidenta, Dilma Rousseff, no hizo aún una visita oficial a Bolivia, ni en éste ni en su anterior mandato. “Vino, pero nunca en visita oficial”, explica; pero más allá de eso destaca que ninguno de los países repuso a su embajador. Kundt, analista y docente universitario, añade que en el lenguaje diplomático eso implica el enfriamiento de la relación bilateral.

El caso del exsenador opositor Roger Pinto, asilado en Brasil, y la lucha antidrogas, se señalan entre los temas pendientes y el caso Pinto es visto por Cádenas como causa del distanciamiento.

Con Paraguay, donde el encuentro Morales-Cartes fue fijado para el 29 de este mes en Asunción, Cárdenas recuerda las tensiones por el asilo al exgobernador de Tarija, Mario Cossío. “Hubo reclamos muy agrios, misiones diplomáticas torpes”, criticó. Kundt afirma que eso dio lugar a que la relación se mantenga en statu quo y no permite avanzar.

Entre los temas pendientes, Paraguay exige que se firme un nuevo protocolo de adhesión de Bolivia al Mercosur, pues el que se firmó fue cuando mientras ese país estaba suspendido.

Cárdenas considera que drogas y sanidad animal agropecuaria están entre los temas pendientes. En tanto, Paraguay está interesado en acelerar una alianza estratégica en el tema energético y ése será el punto central de la cita binacional, según explicó el presidente Evo Morales.

En el caso de Perú, donde la reunión binacional fue fijada para este 23 de junio en Puno, Cárdenas cuestiona que no se haya priorizado esa relación y pone como ejemplo dos temas en los que no hubo buen manejo diplomático. Uno es el convenio sobre Ilo, en el que Perú cede a Bolivia por 99 años una zona portuaria. El convenio fue firmado en 1992 por los expresidentes Alan García (Perú) y Jaime Paz (Bolivia) y no tuvo avance hasta que en 2010 Morales trató de reactivarlo, pero con puntos adicionales que más bien frenaron su curso.

Recién hace tres días, la comisión de Relaciones Exteriores del Congreso peruano aprobó el Protocolo Complementario, pero falta la aprobación del pleno.

El otro es el manejo del caso Martín Belaunde, empresario acusado de corrupción, con pedido de captura en su país y orden de extradición de Bolivia después de que se le negara el pedido de asilo. “En círculos peruanos hay la idea de que fue manejado al más alto nivel, entre los presidentes (Humala y Morales), además el Presidente quedó con la mano extendida esperando a Humala para entregar a Belaunde. Fue un golpe muy duro, ojalá (la reunión binacional) sirva para retomar una relación de amistad que nunca debió haberse perdido”, apuntó.

Para Kundt el “enfriamiento” data de muchos años y hubo ciertos “errores”, entre ellos no haber recibido a Humala cuando se perfilaba como presidente, también haber dado prioridad al Mercosur, cuando Perú es prioritario en lo económico, comercial y político.

En la cita binacional con Perú se abordarán cuatro ejes temáticos: medioambiente y recursos hídricos; seguridad y defensa; desarrollo económico, asuntos sociales y fortalecimiento institucional; e infraestructura para la integración y el desarrollo. El tren bioceánico es un tema prioritario para Morales, quien busca que Bolivia sea incluida en el trazo previsto por Perú y Brasil.

Con Argentina, Cárdenas ve que la relación se fue dañando poco a poco y considera otra “torpeza” que se haya permitido que surjan dudas sobre la forma de pago del gas que compra al país. “Se debería transparentar ese pago y, por otra parte, las relaciones con Argentina no son de las mejores ni las más cercanas”, afirma. Para Kundt, se debe trabajar en la complementariedad económica, al margen del gas, para ampliar la balanza comercial. En lo diplomático ve que falta reciprocidad de Argentina en el tema marítimo, puesto que Bolivia no dejó de apoyar en foros diplomáticos la defensa de las Malvinas.

En el caso de Chile, Cárdenas afirma que no hubo una estrategia clara y la relación fue “de tumbo en tumbo”. Cuestiona que, incluso, no haya una estrategia, a mediano y largo plazo, que acompañe el resultado de la demanda interpuesta ante La Haya, sea el que fuere.

“No hay estrategias, Morales no se reunió con la oposición, cosa que en Chile sucede. No es capaz de construir un ánimo de unidad nacional sobre el tema marítimo”. Kundt dice que no es suficiente acercarse a organizaciones sociales chilenas o historiadores, sino también a industriales, inversionistas y otros grupos de poder para reencauzar la relación en función a hallar intereses comunes. “(Para apuntalar el pedido de una salida al mar) hay que ver razones geoestratégicas, crear polos de desarrollo que beneficien a ambos países”, afirma.

En líneas generales, Cárdenas no ve un buen momento para la diplomacia boliviana, incluso con los países de Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba). “No tienen una amistad sincera con Bolivia, públicamente simpatizan, pero Bolivia está asilada (del bloque)”.

La causa, afirma, es que la diplomacia está “ideologizada”,  no en base a los intereses del país y puso como ejemplo a Cuba, que “no pidió permiso” a la Alba para acercarse a Estados Unidos.

Según Kundt, lo que falta, además de pragmatismo, es dinamismo y planificación en función a objetivos nacionales porque “la improvisación no puede existir en la diplomacia”.

A PROPÓSITO DE LA REUNIÓN PERÚ-BOLIVIA

Canciller peruana ve el inicio de una nueva etapa

Lima | Efe

La canciller de Perú, Ana María Sánchez, afirmó ayer que su país y Bolivia abrirán “nuevas sendas” e inaugurarán “una nueva etapa” en sus relaciones mañana, cuando se celebre la primera reunión del gabinete binacional presidido por los mandatarios Ollanta Humala y Evo Morales.

“Las reuniones de gabinetes binacionales han demostrado ser un mecanismo ejemplar de diálogo y coordinación de políticas públicas para fortalecer la cooperación e integración con nuestros vecinos”, destacó Sánchez en un artículo publicado ayer en el diario La República.

La ministra recordó que los gabinetes binacionales se realizan desde 2007 con Ecuador y que en septiembre pasado se celebró el primero con Colombia.

“(El) encuentro con el Estado Plurinacional de Bolivia tiene el objetivo de lograr, mediante el diálogo político al más alto nivel, beneficios tangibles para las poblaciones de ambos países”, señaló.

Sánchez dijo que las relaciones entre Perú y Bolivia comprenden “numerosos aspectos”, entre los que destacó el diálogo político, la seguridad y defensa, los recursos hídricos transfronterizos, la integración fronteriza, el comercio y temas conexos.

“Hasta el momento el trabajo se desarrollaba a través de (…)comisiones técnicas o mixtas, comités de frontera, grupos de trabajo binacionales, entre otros. Ahora, los presidentes acompañados de sus gabinetes ministeriales inaugurarán de manera global y conjunta la temática bilateral”, acotó.

Precisó además que, según la agenda acordada, los cuatro ejes temáticos del encuentro serán medioambiente y recursos hídricos; seguridad y defensa; desarrollo económico, asuntos sociales y fortalecimiento institucional; e infraestructura para la integración y el desarrollo.

Durante la reunión presidencial y ministerial se adoptarán, además, “medidas concretas para facilitar el comercio, incrementar las inversiones y aumentar el flujo del turismo”, apuntó.