Romero denuncia acción conspirativa y ‘guerra sucia’ de los cooperativistas

0
33
Foto: Erbol

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, denunció la mañana de este miércoles una acción de conspiración política y una “guerra sucia” de parte de los cooperativistas que habrían decidido colectar fusiles Máuser para resistir un operativo de desbloqueo en la población de Sayari y provocar bajas en la Policía Boliviana en el departamento de Cochabamba.

Dijo que por informes de Inteligencia se conoce que los cooperativistas elaboraron un plan operativo para las serranías adyacentes a Sayari, el mismo lugar donde en la primera movilización, provocaron voladuras de piedra para interrumpir el tránsito de y hacia Cochabamba.

Romero sostuvo que hay una cadena de actos delictivos y una acción política destinada a generar  connotaciones violentas, enfrentamientos y buscar bajas policiales. “Nosotros tenemos la obligación de alertar a la opinión pública a efectos que balancee adecuadamente” manifestó.

Advirtió que estas acciones vienen precedidas de una serie de denuncias falsas por parte de dirigentes cooperativistas. Antes hicieron circularon en las redes sociales, una supuesta orden de aprehensión de dirigentes y ahora denuncian el uso de armas de fuego.

En su opinión,  los dirigentes pretenden, con estos argumentos, generar un sentimiento de adhesión de otros cooperativistas.

“No hay intervención militar ni armas letales, no hay armas de fuego y no existe ningún herido como producto de la acción policial”, afirmó el ministro Romero.

El dirigente Carlos Mamani informó que hay doce cooperativistas mineros heridos por balas de fuego. A uno de ellos le volaron la mano izquierda porque recibió un impacto de bala de alto calibre.

“Hay pruebas y fotografías para que no se puedan negar el ministro de Gobierno ni la Policía”, declaró.

Al respeto  Carlos Romero sostuvo que el cooperativista minero resultó herido como consecuencia de una mala activación de un cachorro de dinamita que le afectó la mano izquierda y parte del estómago, por lo cual, fue internado al Hospital Obrero de la ciudad de Oruro, donde le amputaron la mano y le reconstruyen el estómago.