Romero en Viena: 7 de cada 10 bolivianos consumen coca

0
46
Creditos Foto: ABI

En la 60 Sesión de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó  ayer que -según un estudio- siete de cada 10 personas en Bolivia mastican la hoja de coca de forma habitual.

“Un estudio nos ha mostrado que siete de cada 10 personas en Bolivia consumen hoja de coca, sea de manera cotidiana, o de manera convencional”, aseguró en el informe oral que brindó ante autoridades internacionales durante el primer día de la convención en Viena.
Sin embargo, no hay ningún estudio actual que refleje la afirmación del Ministro. El último  fue el Estudio  Integral de la Demanda de la Hoja de Coca en Bolivia, realizado por  el Consejo Nacional de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid) y la Unión Europea (UE) y publicado en 2012, el cual señala que tres de cada 10 personas consumen coca de forma habitual.
La comitiva de Bolivia viajó  a Austria con el objetivo de hacer conocer  las dos nuevas leyes: la Ley General de Hoja de Coca y la de sustancias controladas. La primera fue promulgada el pasado 8 de marzo, mientras que la otra espera ser aprobada esta semana.
La semana pasada Romero dijo que viajaría a Viena con la frente en alto. “Lo que estamos haciendo es reafirmar nuestro estricto cumplimiento a la Convención de Viena, a la readhesión. Reafirmar nuestros compromisos internacionales”, dijo el jueves, luego de salir de una reunión con embajadores de la comunidad internacional.
Asimismo, ese día dijo que los estudios que se realizaron sobre la demanda de la coca son antiguos y que se había llegado a un acuerdo con la Unión Europea de realizar unos actualizados para conocer cifras oficiales, aunque sostuvo que la productividad de la coca, como cualquier otro producto, es variable.
Recordó que en la década de los   80, la superficie cultivada superaba las 55.000 hectáreas; en los años 90, las 45.000 hectáreas; y en los últimos seis años la superficie no supera las 20.200 hectáreas, de acuerdo con los datos del último informe de la Oficina de las Naciones contra la Droga y el Delito (UNODC). 
Recalcó que Bolivia cumplió el 98% de las metas trazadas en el plan quinquenal del último período.
El Ministro  manifestó que la nueva ley revaloriza la hoja de coca como patrimonio cultural, el uso con fines culturales y tradicionales, pero también fija mecanismos de control y fiscalización a la producción hasta destino final, pasando todos los circuitos de comercialización. Además, establece dispositivos para estudiar las propiedades para fines de industrialización.
A esta norma se suma la de sustancias controladas, que según Romero contempla “sanciones duras” en la lucha contra la droga.
Aseguró que este marco jurídico significa una reafirmación de Bolivia para asumir sus compromisos en materia de la lucha contra las drogas y el narcotráfico, respetando los convenios y tratados internacionales.
Destacó la lucha contra el narcotráfico con el incrementado en 143% el número de operativos dirigidos a actividades de interdicción en los últimos  ocho años, lo que demuestra, a su parecer, una lucha frontal.