Un coronel comanda a la Policía

0
40

El comandante de las Fuerzas Armadas (FFAA), Williams Kaliman, asumió el cargo y abrió la polémica al declararse un “soldado del proceso de cambio”, aunque señaló que eso no significa que respalde políticamente al MAS. No estuvo exenta de polémica también la posesión del coronel Rómulo Delgado como comandante de la Policía, ya que es usual que ese cargo esté reservado para generales, pero la Asamblea Legislativa no validó el listado de ascensos a oficiales y se prevé que sea ascendido en los próximos días.

Fuerzas Armadas

Cuando EL DEBER le preguntó a Kaliman si es que se considera un soldado del proceso de cambio, afirmó que sí, y que no solamente él, “todos los militares somos parte de todos los cambios positivos que pueda tener el Estado boliviano. Como ustedes hermanos periodistas, como nosotros, que queremos un país grande”.

Luego este medio le recordó que el proceso de cambio es encabezado por el MAS, entonces se le consultó si es que las FFAA apoyan a ese partido. “No, no estamos hablando de política, estamos hablando de que nuestra institución siempre estará en los procesos de cambio positivos para nuestro país, y ustedes también tienen que estar en esos procesos. Por primera vez en la historia nuestra economía es la primera en la región y esos son cambios muy importantes no solo para el Estado, sino para nuestros hijos y nuestros nietos”.

El senador opositor Arturo Murillo advirtió que es “lamentable y vergonzoso que los militares en el país se hayan bajado los pantalones ante el Gobierno por prebendas y por recibir cariños del poder. Jamás en la historia pasó esto y van a tener que pagar algún día todas sus culpas”.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, lamentó que algunos medios y políticos de la oposición “no entienden lo que es el proceso de cambio, que no es un plan partidario, sino un concepto de vida amparado en la Constitución que se ha desarrollado y se despliega dentro del mismo proceso en varios flancos”.

En la Policía

En su discurso de posesión, el coronel Delgado también habló de ‘proceso de cambio’ y de su aplicación en las fuerzas del orden. Consideró que Bolivia se había convertido en un referente mundial de redistribución de la riqueza y que se avanza hacia el vivir bien. Cuando entró en materia policial, habló de un sistema de televigilancia a través de cámaras de seguridad y de patrullaje inteligente.

Reemplazó en el cargo a Faustino Mendoza, que ofreció un resumen de sus logros de sus 12 meses de gestión, entre los que destacó el esclarecimiento del ataque con dinamita en el Carnaval de Oruro, la intervención en la cárcel de Palmasola y la construcción de un hospital de tercer nivel para la Policía en Vinto.

Delgado fue agregado en la embajada de Bolivia en Argentina y edecán de Evo cuando era mayor.