Los datos incómodos de Facebook sobre la desinformación

Sheera Frenkel | The New York Times
0
412
Facebook y desinformación

Al comienzo de la pandemia, un grupo de analistas de datos de Facebook tuvo una reunión con ejecutivos para solicitar recursos que contribuyeran a medir la prevalencia de la desinformación sobre la COVID-19 en la red social.

Los analistas dijeron que saber cuántos usuarios de Facebook habían visto información falsa o engañosa sería complejo y que tal vez tomaría un año o más descifrarlo, según dos personas que participaron en la reunión. Pero añadieron que si se hacían algunas nuevas contrataciones para el proyecto, y se reasignaban algunos empleados, la compañía podría comprender mejor cómo los datos incorrectos sobre el virus se propagaban en la plataforma.

Los ejecutivos nunca aprobaron los recursos y al equipo nunca se le informó la razón, según los involucrados, quienes solicitaron mantener su anonimato porque no están autorizados para conversar con periodistas.

Ahora, más de un año después, Facebook se ha visto envuelto en una inmensa controversia por el mismo tipo de información que los analistas de datos querían rastrear.

La Casa Blanca y otras agencias federales estadounidenses han presionado a la compañía para que entregue datos sobre cómo se difunden en línea las historias contra las vacunas y han acusado a Facebook de retener información clave. El viernes 16 de julio, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó a la compañía de “matar personas” al permitir que la información falsa circule de manera generalizada. El lunes 19 de julio, suavizó un poco el tono y prefirió responsabilizar a las personas que originan las mentiras.

“Cualquiera que esté escuchando eso, está siendo perjudicado”, dijo Biden, quien agregó que esperaba que en vez de “tomárselo de manera personal”, Facebook “haría algo con respecto a la desinformación”.

La compañía ha respondido con estadísticas que muestran cuántas publicaciones con desinformación ha eliminado, así como la cantidad de estadounidenses a los que les ha dirigido información real sobre la respuesta del gobierno a la pandemia. En una publicación en su blog el sábado 17 de julio, Facebook le pidió al gobierno de Biden que dejara de “señalar responsables” y de culpar a Facebook tras no haber cumplido su objetivo de vacunar al 70 por ciento de los adultos estadounidenses para el 4 de julio.

“Facebook no es la razón por la que no se logró ese objetivo”, dijo en la publicación Guy Rosen, vicepresidente de integridad de Facebook.

Pero el altercado tocó una fibra incómoda para la empresa: en realidad desconoce muchos detalles sobre cómo se ha propagado la desinformación sobre el coronavirus y las vacunas para combatirlo. Ese punto ciego ha reforzado las preocupaciones entre los investigadores de la desinformación sobre la selectiva liberación de datos de Facebook y cuán agresivamente —o no— la compañía ha analizado la desinformación en su plataforma.

“La insinuación de que no hemos invertido recursos para combatir la desinformación sobre la COVID-19 y apoyar la campaña de vacunación simplemente no está respaldada por los hechos”, dijo Dani Lever, una portavoz de Facebook. “Sin una definición estándar de lo que significa desinformación sobre vacunas, y con contenidos falsos e incluso verdaderos (a menudo compartidos por los principales medios de comunicación) que potencialmente desalientan la aceptación de la vacuna, nos enfocamos en los resultados: medir si las personas que utilizan Facebook están aceptando las vacunas contra la COVID-19”.

Los ejecutivos de Facebook, incluyendo a su director ejecutivo, Mark Zuckerberg, han dicho que la compañía se comprometió a eliminar la desinformación sobre la covid cuando comenzó la pandemia. La empresa dijo que había eliminado más de 18 millones de piezas de desinformación sobre la COVID-19 desde el inicio de