Populismos de derecha: Donald Trump y Jair Bolsonaro
Por: Redacción Dat0s
Enero 2019
Fotografia: AFP
Fotografia: AFP

Radicalismo en los Estados Unidos y Brasil

El primero gan√≥ la presidencia de los Estados Unidos hace poco m√°s de dos a√Īos, 108 semanas, 756 d√≠as... O, lo que es lo mismo, ¬Ņtiempo que se parece a una eternidad? A estas alturas de su presidencia, cuando ya s√≥lo le queda la segunda parte de su mandato, se pueden sacar muchas conclusiones sobre la clase de presidente que es Donald Trump. Hay uno de sus rasgos, el de impredecible, que destaca sobre el resto. El Trump impulsivo que coge y twittea¬†poniendo patas arriba no s√≥lo a EEUU, sino al resto del mundo. Es la misma persona capaz de perder unas elecciones (las legislativas disputadas la primera semana de noviembre) y alardear de que el resultado ha sido fant√°stico. Tambi√©n es capaz de, al d√≠a siguiente de la derrota de su partido,¬†despedir al fiscal general de EEUU, por las tensiones provocadas sobre los supuestos v√≠nculos de la campa√Īa de Trump con Rusia.

 

Frente a todo esto, ¬Ņsaben qu√© hicieron los predecesores de Trump cuando se vieron en una situaci√≥n parecida? Tras perder el control de ambas c√°maras del Congreso en 2006, el entonces presidente¬†George W. Bush admiti√≥ que hab√≠an "vapuleado" a su partido; mientras que¬†Barack Obama resumi√≥ el resultado de las legislativas de 2010 como "una paliza", despu√©s de que los republicanos le arrebataran el dominio en la C√°mara Baja.

 

El caso es que el an√°lisis que el propio Trump ha hecho despu√©s de la cita con las urnas no deber√≠a sorprender a nadie. M√°s que nada porque a d√≠a de hoy sigue hablando de su "tremendo margen de victoria" frente a¬†Hillary Clinton pese que fue ella la que le aventaj√≥ en tres millones de votos. Todos ellos, por cierto, de "inmigrantes ilegales", seg√ļn Trump. Como √©l mismo dir√≠a... Fake News!

Trump pasará a la historia como el presidente que encarceló en jaulas a migrantes y separó a familias

 

Los mismos inmigrantes ilegales contra los que no ha rebajado ni un ápice su guerra verbal y política. Llegó a la presidencia prometiendo construir un muro con México y a estas alturas a nadie se le escapa que es bastante complicado que llegue siquiera a alcanzar un consenso sobre cómo erigirlo. Trump pasará a la historia como el presidente que encarceló en jaulas a migrantes y separó a familias. Su política de "tolerancia cero" con la inmigración ilegal ha causado estupor en el mundo entero. Aunque sin contemplaciones dijo que estaba decidido a impedir su ingreso a EEUU aun si esto provocaba una matanza.

Trump dice que lo ha hecho todo bien. Por decir algo dice hasta que, pese a todo lo anterior, él quiere que los inmigrantes vengan a EEUU "a través de un proceso legal" porque "cientos de empresas se están mudando al país". De ahí que considere que no ha menospreciado a nadie y que son los medios los que están en su contra y los que mienten una y otra vez. Por eso retira credenciales a periodistas que no le gustan y por eso twittea algo con un Fake News que parece su firma.

Quizá también es culpa de los periodistas que haya perdido la Cámara de Representantes. No han tenido nada que ver sus comentarios y, en definitiva, sus políticas xenófobas y machistas. Por cierto, que si algo hay que agradecerle al presidente es que esos comentarios han despertado una movilización feminista sin precedentes en los Estados Unidos. En la era Trump la Cámara de Representantes tendrá un récord histórico de mujeres.

 

Estos dos a√Īos tambi√©n han servido de algo a los dem√≥cratas, que han dado con la llave para volver a conectar con el electorado. De la lectura de los resultados de las elecciones legislativas se extrae la conclusi√≥n de que ten√≠an que mantener s√≠ o s√≠ su apuesta por una coalici√≥n de intereses que represente todos los grupos sociales, pol√≠ticos y √©tnicos. Un sector del partido ped√≠a que los candidatos fueran m√°s blancos y de clase media alta, pero los que han triunfado son los que han sido capaces de representar la pluralidad del pa√≠s. Y por pluralidad se entiende m√°s mujeres y m√°s candidatos de distintas etnias y religiones. Trump insiste en que la gente le ama. Ensalza los buenos resultados econ√≥micos por los que pasa el pa√≠s -que s√≠, es cierto que la econom√≠a crece y los datos del desempleo son los mejores en cinco a√Īos, pero no benefician a todos por igual- y se vanagloria de haber retirado a EEUU de tratados internacionales que cost√≥ mucho firmar. Es el caso del¬†pacto nuclear iran√≠ o el¬†Acuerdo de Par√≠s. A nivel internacional lo que s√≠ ha llevado a rajatabla es su lema de campa√Īa: su 'Am√©rica Primero' ha resonado en cada encontronazo con la UE, en cada puerta que ha cerrado al consenso internacional tan necesario en asuntos clave como el cambio clim√°tico. A su favor juega el tanto que se marc√≥ tras¬†reunirse con el l√≠der norcoreano Kim-Jong Un, algo inimaginable tras casi siete d√©cadas de confrontaciones y veinticinco a√Īos de negociaciones fallidas a causa del programa nuclear norcoreano.

A nivel interno se le avecinan problemas en los pr√≥ximos dos a√Īos. Al actual presidente no s√≥lo le va a costar sacar adelante su agenda legislativa, sino que con los dem√≥cratas controlando la C√°mara de Representantes, cuentan con una potente arma para desgastarle. Esta C√°mara tiene la capacidad legal de poner en marcha comisiones de investigaci√≥n sobre su proceder en los negocios o al frente de la Casa Blanca. Y aunque a estas alturas parece improbable, el partido de la oposici√≥n tambi√©n tiene en su mano el iniciar un¬†impeachment, el proceso de destituci√≥n del presidente que se inicia desde la C√°mara de Representantes y cuyo veredicto corresponde al Senado.

Para todo esto Trump dice estar muy bien preparado. Tanto, que se permite el lujo de amenazar. Se negará a cooperar con los demócratas en temas legislativos si inician investigaciones en su contra desde la cámara baja y ha pronosticado que, si eso ocurre, le favorecerá de cara a las elecciones presidenciales de 2020.

Jair Bolsonaro

 

En la Segunda Guerra Mundial Brasil tard√≥ casi tres a√Īos para romper con la Alemania nacista y apoyar a los aliados en la lucha contra Hitler. El motivo fue el hundimiento de nav√≠os mercantes del pa√≠s por la flota de submarinos alemanes en 1942. Pero los expertos diplom√°ticos brasile√Īos precisan que esa tardanza es como una tradici√≥n de la diplom√°tica brasile√Īa, que siempre repudio el camino de la confrontaci√≥n. A pesar de su tama√Īo, Brasil no fue potencia en t√©rminos mundiales. De esa manera sus decisiones en el plano internacional estuvieron guiadas por profundos an√°lisis en las que pesan las ventajas y desventajas. Fue lo que ocurri√≥ en aquella √©poca; los empresarios a favor de mantener buenas relaciones con Alemania de Hitler y, por otro lado, el esfuerzo de la seducci√≥n norteamericano en caso se aliara a los aliados.

 

Hoy el mundo es distinto y todo indica que la pol√≠tica exterior brasile√Īa ensayar√° una gui√Īada en su cl√°sica posici√≥n de neutralidad a partir del inicio del Gobierno de Jair Bolsonaro. Por ejemplo, no ser√° una prioridad, el Mercosur, que une a los pa√≠ses de Am√©rica del Sur y tampoco el BRICS (Rusia, India, China y √Āfrica del Sur). Brasil podr√≠a alinearse de forma casi "irrestricta" al Gobierno de EEUU. Bolsonaro y su equipo repiten el mantra de que Brasil debe acabar con el criterio ideol√≥gico para establecer alianzas con sus socios comerciales. El punto es que si estas se√Īales se concretan, Brasil puede adoptar exactamente criterios ideol√≥gicos al formar alianzas con sus nuevos socios.

 

Se le reclama pragmatismo al buscar alianzas, incluso en el caso de los m√©dicos cubanos que apoyan el programa M√°s M√©dicos. Lo concreto por ahora es que 58 millones de brasile√Īos escogieron a Bolsonaro, para que haga lo contrario del PT. Un ejemplo son los acuerdos que el Gobierno de la m√°s dura dictadura militar encabezada por Emilio Garrastazu estableci√≥ con la extinta Uni√≥n Sovi√©tica. Las relaciones comerciales entre los dos pa√≠ses crecieron en ese periodo. La cooperaci√≥n se dio en la construcci√≥n de las usinas hidroel√©ctricas, exploraci√≥n de petr√≥leo y en el desarrollo de la tecnolog√≠a del etanol como combust√≠ble.

Integrantes de su equipo defienden que Brasil se convierta en una especie de Estados Unidos de los tr√≥picos y que el presidente electo sea conocido como el "Donald Trump" brasile√Īo

 

La posici√≥n ya expresada por su futuro canciller de reconocer la embajada de Israel en Jerusal√©n o la reducci√≥n del comercio con China se podr√≠a convertir en una peligrosa maniobra de su pol√≠tica externa. De igual manera menospreciar a los bloques internacionales o al comercio multilateral, Brasil corre el riesgo de caer en una especie de aislacionismo econ√≥mico peligroso para su balanza comercial. "Las se√Īales del equipo del Gobierno electo en Brasil en materia de pol√≠tica externa con bastante preocupantes, advierten analistas brasile√Īos.

Se dependiese exclusivamente de los principales integrantes de su Gobierno el alineamiento con Trump seria integral. Durante la campa√Īa y en la fase de transici√≥n, miembros de su equipo defendieron que Brasil se convierta en una especie de Estados Unidos de los tr√≥picos y que el presidente electo sea conocido como el "Donald Trump" brasile√Īo.

En la l√≠nea defendida por el PSL del presidente Bolsonaro, Brasil cortar√≠a de forma unilateral acuerdos con Cuba, Bolivia y Venezuela y otros considerados como parte del bloque de izquierda del mundo. Su nuevo canciller, Ernesto Ara√ļjo, es un entusiasta de Donald Trump y contrario al "globalismo", teor√≠a que profesa y, que seg√ļn √©l, paso a ser piloteada por el marxismo cultural. Ara√ļjo cree que los grupos marxistas pretenden imponer conceptos como forma de minar los principios b√°sicos de la sociedad cristiana occidental. Para el futuro canciller, la idea de "inmigraciones ilimitadas", esta "a punto de destruir las sociedades europeas y la norteamericana". O credo que profesa coincide con las ideas de Bolsonaro y de su equipo. La pregunta central es c√≥mo conciliar sus preocupaciones en relaci√≥n a la "China mao√≠sta" con el hecho de que la mitad de lo que el pa√≠s export√≥ de commodities durante este a√Īo tuvo como destino precisamente el mercado chino.

Las convicciones del canciller no son muy pragmáticas a la hora de representar los intereses del país y la evolución del comercio que puede verse perjudicado con retaliaciones en varios frentes.

 

 

 

Imprimir
Enviar Articulo

Lo más leido en:
Mundo
Crimen & Drogas
Medio Ambiente
Actualidad