La caída de Goni en Nuestra Marca es la Crisis

0
1

El actor boliviano Reynaldo Pacheco cuenta cómo llegó a ser protagonista de la película hollywoodense que recrea el  branding político que Sánchez de Lozada contrató para las elecciones de 2002 y su dramático desenlace.

En octubre de 2003 el expresidente Gonzalo de Lozada escapó del país en medio de una efervescencia política y social que se extendió desde la ciudad de El Alto a otras regiones del país. Un año antes de estos episodios su partido el MNR había alcanzado la presidencia de Bolivia en un proceso electoral muy disputado en el que merced a una campaña intensa y sucia, contra quien llevaba amplia diferencia para ganar ese proceso, acabó volcando la preferencia electoral a favor del candidato del Movimiento Al Socialismo Evo Morales que logró el segundo lugar en un apretado  resultado entre los tres aspirantes a la presidencia de la República. El candidato movimientista era conocido  por hablar un fluido inglés incluso mejor que su lengua materna y mantenía su preferencia por todo lo que venía del Norte. Es así que para las elecciones del 2002 contrato un equipo de branding político a la cabeza del conocido publicista norteamericano James Carville que además de asesorar la campaña de Sánchez de Lozada documentó minuto a minuto su intervención en Bolivia.

Dos años después, un desprolijo Sánchez de Lozada cerraba desde Washington, donde fijó residencia tras la huida, un documental de la  productora de Carville titulado Our Brand is Crisis (Nuestra Marca es la Crisis) en el que cabizbajo y aun demolido por los acontecimientos que lo alejaron del poder; dramatizaba los episodios que le tocó vivir durante aquella agitada época de la política boliviana. Transcurrido el tiempo estrellas de Hollywood se interesaron en la historia y decidieron comprar los derechos a Carville para llevarla al cine por el director norteamericano David Gordon Green; con un elenco estelar a la cabeza de la actriz Sandra Bulloch, premio  Oscar de la academia  de Hollywood y el actor George Clooney como productor ejecutivo.

La película Our Brandi s Crisis se estrenará en septiembre de este año y aunque muy pocas escenas se filmaron en Bolivia, uno de sus protagonistas, el boliviano Reynaldo Pacheco, llegó a La Paz y conversó con dat0s de este y otros temas.

¿Cómo nació el deseo de incursionar en el cine en un país en el que se suele decir por lo general que hacer profesión en el arte es para morir de hambre?

Más que un deseo ha sido una necesidad, sentí como un llamado una fascinación de contar historias por el poder del teatro y del cine, mi verdadero entrenamiento fue en las calles de Bolivia; buscando, haciendo talleres, investigando en libros y otras fuentes de información. En aquella época no había internet de manera que hacer cine era como ser astronauta. Trabajé con la filarmónica, con David Moncada, con Pato Hoffmann y en ese descubrimiento me comencé a enamorar de la actuación para algún día poder vivir de esto. Mi objetivo era más que un simple hobby, no era hacer cine o TV sino contar historias que impacten socialmente.

¿Dónde vives regularmente?

Vivo en Los Angeles, pero me considero un gitano moderno.

¿Cómo fue la selección que te incorporó en el plantel de actuación de la película “Nuestra marca es la crisis”?

La selección fue muy dura, competí con artistas latinos que viven y trabajan en los Estados Unidos.

¿Qué papel encarnas en lapelícula?

Se trata de un personaje muy especifico ya que la directora de los estudios Warner Brother quería tomarse el tiempo que fuera necesario para encontrar el artista que realmente le de vida a ese personaje. Se realizaron castings en Nueva York, Chicago, San Francisco, Los Angeles, Bolivia, Londres; por lo tanto la selección fue muy competitiva. El paso que seguí fue hacer una grabación de la escena que me llegó a mi departamento y ese tape lo remitimos a los productores y de ahí me llamaron para la selección final. El personaje que interpreto se llama Eduardo Camacho, un papel que representa al pueblo boliviano que además de creer en la política, cree que detrás de toda esta máquina de marketing de campañas y discursos hay un plan de acción verdadero. El personaje se entrega a ayudar de lleno a los consultores americanos que llegan a Bolivia.

¿Piensas que la película es un pedazo de nuestra historia política pero contada desde Hollywood?

Es una película hollywoodense no sólo por la fórmula del guión sino por la magnitud de la producción. Es una película que ya tiene distribución antes de ser filmada y ha habido una penetración muy profunda de todos los artistas en la película. Ha sido una experiencia única y muy interesante.

¿Crees que la película refleja la situación intensa de crisis política y social que se vivió en Bolivia desde la llegada del segundo Gobierno de Goni hasta su caída en octubre de 2003?

Sí, porque trae un mensaje social muy fuerte, y a pesar de que como toda película de Hollywood busca y tiene factores de entretenimiento también refleja una fuerte crítica social a los gobiernos del mundo.

¿Hay maniqueísmo en esto o valoras la honestidad del director?

El director David Gordon Green y todos los que participamos de la película tratamos de ser honestos. Tenemos una finalidad que es la exploración de la actitud, las palabras y las acciones de los personales que interpretamos buscando la humanidad para ver que despierten emociones intensas, miedos pasados y futuros. Se trata de una historia que está ocurriendo en diferentes partes del mundo. La película juega un papel principal en los sueños de los ciudadanos, en las expectativas, en la última oportunidad para poder salir de un círculo de pobreza. La película explora eso y se pregunta hasta que punto todo esto es un show, hasta qué punto quienes están detrás de todo esto están conectados con la gente que va a ser afectada directamente.

¿Qué actores influyeron o ayudaron a alcanzar tus metas en el cine?

Son muchos pero los que realmente influyeron en mi formación han sido las biografías de personas que han existido; esa es mi verdadera pasión porque puedo acceder a esa información, puedo explorar, divagar, pintarlos, oírlos, escribirlos y leerlos; puedo recortar artículos de periódicos y obviamente actores que encarnan a este tipo de personajes son verdaderamente para mí muy inspiradores

¿Dinos nombres de artistas que han influido tu carrera?

Cada personaje que ha influido en mi carrera trae una biblioteca nueva una nueva línea de cds, de revistas de información porque esa es una parte de la esencia del autor, llenar el subconsciente con detalles y con la información del personaje

¿Dónde estudiaste y qué?

He estudiado Ciencias Políticas, Teatro, Francés como licenciaturas y finalmente decidí hacer una maestría en actuación. Continuo estudiando y aprendiendo esa es una parte que me encanta como actor.

¿Cómo ves al país con relación a su nivel cultural?

No solo Bolivia sino el mundo estamos entrando a un nuevo estado de información gracias al internet. Ya no existen las fronteras, estamos todos conectados, si quieres aprender algo no necesitas que alguien llegue a Bolivia para aprender, es simplemente bajar la información que necesitas a través de You Tube, comunicarte y esa es un arma muy grande no solamente para aprender sino para compartir. Estamos entrando a un fase muy rica en la que habrá  un intercambio muy grande a nivel global.

¿Cuál fue tu primera reacción al saber que fuiste incluido en el elenco de la película?

Fue de completa alegría, ha sido una realización muy grande porque además de tener un papel protagónico es importante porque cuenta la historia de los pueblos y también con eso me ha traído mucha responsabilidad. Ser escogido para la película ha sido una emoción porque todos estos años de preparación y entrega van a poder ser compartidos en la pantalla grande con una historia muy próxima a mí.

¿Con que artistas has trabajado?

He trabajado con ganadores del Oscar como Christopher Lummer, Ernest Borgnine, June Squibb, Gary Sinise y Sandra Bullock.  También junto a Conchita Alonso en la película El Hombre que Tomó la Mano de Vicente Fernández. También con la boliviana Carla Ortiz que es un estímulo muy grande y una persona que quiero mucho

¿Cómo te inclinaste por la actuación?

Todos  tenemos una forma de expresar y compartir algo y creo que desde pequeño esa era  esa mi vocación. Recuerdo que a los 5 años, conversando con mis padres les decía que me gustaría irme al circo, quizá esa fue mi gran inspiración por el intercambio energético que se produce entre los actores, el juego de luces y quería ser parte de eso. Fueron discusiones muy serias con mis padres porque insistía ser parte del circo para crecer.

¿Estás a cargo de una escuela de formación de artistas, qué satisfacciones te reporta este hecho?

Estoy a cargo de la Hollywood Academy of Performing Arts  (HAPA), es una Academia de Formación de Desarrollo Personal y de Actores que enseña las últimas técnicas de actuación que es el arte de pensar conectada a otras técnicas a través de video conferencias. De aquí a poco la academia va abrirse en un sistema on line en la que todos podrán tomar clases. Me atrevo a decir que gracias a la HAPA la gente en Bolivia tiene oportunidades que yo no he tenido; es un lugar donde puedes comunicarte con el mundo;  aprender los pasos, las técnicas y la metodología de un programa muy serio. Algo que es aun más importante es un programa muy sanador que no es solo para actores, se trata de un programa que te enseña a estar presente, un programa que te enseña a conectarte con los demás,  que te enseña a escuchar, a abrir tu mente apara aceptar y no juzgar, a crear empatías que es esencial en la actuación.

¿Crees que Bolivia tiene talla en la formación de actores?

Bolivia y el mundo tienen artistas innatos, como también artistas que desarrollan la habilidad, gracias a HAPA he descubierto mucho talento cada vez que llego a Bolivia me deleito al ver a los estudiantes trabajando en obras de teatro y haciendo cosas muy importantes.