La “Reina del Divorcio” de Hollywood que cobra US$850/hora y representa a Angelina Jolie

0
39
Foto: ABC

Cuando las celebridades se casan en Hollywood, son ellas las protagonistas de su historia de amor. Pero cuando se divorcian, son sus abogados los que están en la candileja.

Y así es como entra en escena Laura Wasser, la glamurosa abogada que la actriz Angelina Jolie acaba de contratar para su divorcio de Brad Pitt.

Así lo informó el sitio de chismes de farándula, TMZ, después de que la diva del cine presentara una solicitud para disolver su relación de 10 años (dos de casada) con el igualmente famoso Pitt.

A Wasser, de 48 años, se la conoce como la “Reina del Divorcio” en Hollywood por su tenacidad, su habilidad de manejar cada caso como una “transacción de negocios” y su larga lista de clientes de alto perfil.

La organización mediática Bloomberg la describe como la “solución completa para divorcios en Hollywood” e informa que cobra US$850 por hora, pide un anticipo deUS$25.000pocas veces representa a alguien con un patrimonio menor a los US$10 millones.

Lista de celebridades

Recientemente representó al actor Johnny Depp en su amargo divorcio de la actriz Amber Heard, que se acordó en US$7 millones el mes pasado.

Cabe anotar que su nombre completo es Laura Allison Wasser, así que sus iniciales componen la palabra LAW, que quiere decir “ley” en inglés.

El primer caso de disolución matrimonial que manejó la madre soltera con dos hijos y fue su propio divorcio en 1993.

Es hija de dos abogados y trabaja desde que tiene 26 años en la firma de su padre, Dennis Wasser, él mismo un afamado abogado de divorcios que representó a Tom Cruise y a Steven Spielberg en sus respectivos casos.

Según le comentó Dennis Wasser a Bloomberg, todos los clientes de su estudio, Wasser, Cooperman & Mandels, son “de alto perfil“. En su oficina cuelga un gran letrero que dice “Fin“.

Estrategia

Según los que la conocen, Laura Wasser es cotizada por las celebridades por sucalma frente a lo que frecuentemente son tempestuosas negociaciones y sutenacidad para representar a sus clientes.

Su filosofía es que ella no está ahí para ofrecer apoyo emocional, sino para abordar cada caso como una “transacción de negocios”, como le dijo al sitio de entretenimiento E! Online.

Un terapeuta les cuesta menos que yo“, expresó.

“Y, ¿qué voy a saber yo? Tengo dos hijos de dos padres diferentes, no soy la persona que puede darles consejos matrimoniales“.

Una clave de Wasser en el manejo de los divorcios de celebridades es minimizar la atención de los medios de comunicación.

 

Su tácticas incluyen lograr que las parejas resuelvan amigablemente los detalles del acuerdo de divorcio en privado, antes de registrar los documentos en los tribunales a los cuales la prensa tiene acceso. Así evitan los reportajes salidos de tono.

El caso de disolución matrimonial entre Melanie Griffith y Antonio Banderas se resolvió así, como le comentó la actriz a la agencia Bloomberg.

“Trabajamos en el divorcio un buen año y medio”, dijo Griffith. “Cuando lo registramos hubo unos asuntos personales que Antonio y yo acordamos dejar por fuera de los documentos oficiales para que no salieran (en los medios)”.

En su estrategia, Wasser les aconseja a las parejas a esperar a que ella registrevarios casos de divorcio de alto perfil al mismo tiempo, para que la prensa no tenga otra opción que diluir la información ante una gran avalancha de noticias de divorcios simultáneos.

En 2013, la abogada publicó un libro: “No tiene que ser de esa manera: como divorciarte sin destruir a tu familia ni terminar en la bancarrota”.

Ese mismo año, resaltó en una entrevista con el diario británico The Telegraph que ser una abogada de divorcio no significa que tiene la clave del matrimonio perfecto.

“Sólo conozco de divorcios. No sé cómo mantenerme casada”.