¿Qué les espera a los universitarios que estudian cine?

Por Reyna Isabel Tapia Aranda
1
99
Cine Boliviano

Por primera vez 60 estudiantes obtendrán su titularización en la carrera de cine de la UMSA. Los docentes orientan cómo proyectarse, los pasos a seguir y cómo encarar en el mercado laboral.

En la gestión 2017 la Universidad Mayor de San Andrés logró por primera vez, dentro de la historia de Cine Boliviano, concretar un estudio académico que ofrece una licenciatura en el ámbito de la cinematografía y la producción audiovisual. Luego de cuatro años, los futuros profesionales ya se encuentran cursando su último semestre de estudio para que en la brevedad posible puedan hacer la defensa de cada uno de sus trabajos.

“El grupo de estudiantes de último año son aproximadamente sesenta personas, de los cuales todos están haciendo la modalidad de titulación de proyecto de grado que tiene tres variantes en el programa de cine; uno es la carpeta de producción de un largometraje o serie para televisión y plataforma, el segundo es realizar un trabajo teórico sobre el ámbito cinematográfico, y el tercero es la producción de un corto cinematográfico, con todo el procedimiento completo incluida la realización, esas son las tres modalidades de titulación que tiene la carrera de cinematografía”, indicó Nelson Martínez, actual docente de la carrera.

Te puede interesar:  El cine boliviano, un tópico escabroso

La carrera de Cine surge bajo el criterio de tener profesionales con formación académica, esto debido a que, desde los inicios del cine en Bolivia, la formación de los cineastas en el país ha sido empírica, los primeros realizadores aprendieron a hacer cine operando cámaras, de la misma manera todo el equipo de producción como guionización y otros aspectos dentro de la producción que ahora se formaliza a nivel académico.

No obstante, es inevitable pensar en el mercado laboral que les espera a los futuros profesionales. Al respecto, Juan Pablo Piñeiro, señala que las opciones de trabajo de alguien graduado en cine, “al inicio son rodajes de spots publicitarios que son los más frecuentes, también podrían trabajar en productoras, documentales, rodajes de largos, servicios fílmicos o post producción. Lo que yo aconsejo es que tengan la experiencia de un rodaje y vean qué especialidad quieren desarrollar y asimismo conocer gente. Un primer trabajo de dirección es difícil, todos hemos empezado de asistentes de gaffers, asistentes de producción, edición, etc.  La cinematografía no solo es producción y post, también desarrollo, en nuestro país precisamos gestores y productores que impulsen un proyecto desde su creación y escritura”.

Te puede interesar:  Cinemateca Boliviana salvaguarda los tesoros de la historia del cine boliviano

Martínez, por su parte, aclara que el programa de Cine no está perfilado para crear directores de cine, “en realidad (los estudiantes) tienen una formación integral en todos los aspectos que involucran tanto a la cinematografía como el audiovisual, eso significa que la plaza de mercado para su actividad laboral está inscrita tanto en la cinematografía, producción,  distribución, creación o realización de festivales; así como también en la producción de contenidos para la televisión local o para medios internacionales. La formación es amplia y diversa en diferentes ámbitos entre técnicos y teóricos”.

“No solamente uno tiene la posibilidad de estudiar la carrera de cine y producción audiovisual, uno se puede dedicar a las películas, cortometrajes, o a todo lo que es audiovisual. Yo siempre comparto eso de que -estamos en una época en la que constantemente se están generando nuevos formatos- y esos formatos siempre necesitan una historia que contar. Por lo menos desde mi punto de vista, creo que todas las redes sociales, el internet 2.0, todo este concepto que se maneja en medios; abre la posibilidad de que (los futuros profesionales) no solo se concentren en el cine, sino que puedan encontrar otras vertientes, como los videojuegos, spots, videoclips, y todo lo que te produce internet”. Entonces fuera de las opciones que se tiene.

¿Se deben impulsar los proyectos cinematográficos en animación?

“Creo que Bolivia también debe apuntar a la animación. Es el caso, por ejemplo, de los trabajos realizados por Jhon Sanga que está apostando por hacer cinematografía en animación de largometraje; que es un proyecto ambicioso, costoso, pero también que es factible por la demanda que existe en el mercado”, Martínez.

El docente Nelson Martínez, señala que dentro de la carrera de Cine se están impulsando proyectos con la animación, afirma que este tipo de producción se convertirá en uno de los factores de contenido más importante y de mejor mercado a nivel global.

“En realidad, lo que nos compete más allá de hacer cualquier tipo de producción cinematográfica, es hacer una producción cinematográfica que permita su sostenibilidad de producción. Ese es el mayor deseo de cualquier realizador, todo involucra inversiones económicas importantes, pero también tiempo”, concluyó.

 

ACERCA DE LOS ENTREVISTADOS

Nelson Martínez Espinoza,  es facilitador del área de Cine en la Escuela Municipal de Artes de El Alto, docente universitario en la Universidad Mayor de San Andrés de las materias de Taller de Televisión y Seminario de Cine, director y guionista del documental “Harrington 730” con experiencia en el campo de la producción en televisión y cine.

Juan Pablo Piñeiro Pinelo,  es escritor, guionista y productor de cine. Nació en 1979, en la ciudad de La Paz. Publicó las novelas “Cuando Sara Chura despierte” (2003), “Illimani púrpura” (2010) y “Manubiduyepe” (2020), y el libro de cuentos “Serenata cósmica” (2013). Su primera novela cuenta con más de siete ediciones y fue publicada en Argentina y Francia, además de ser elegida entre las 200 obras que conforman la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia. Guionista de la película “Sena Quina”(2005) de Paolo Agazzi. Guionista y productor de la película “Hospital Obrero”(2009) de Germán Monje. Productor en línea de la película “Viejo Calavera”(2016) de Kiro Russo. Guionista y productor de la película “Sirena” (2019) de Carlos Piñeiro. Director de Producción de “El gran movimiento” (2021) de Kiro Russo. Docente de guión del Programa de cine y producción audiovisual de la UMSA.

 

Apreciado lector, te invitamos a suscribirte a la Revista dat0s digital  para continuar disfrutando del contenido exclusivo que tenemos para ofrecer.