2 estudios concluyeron que explotar el Mutún es inviable

0
54

El analista económico Rolando Morales Anaya sostuvo hoy que dos estudios realizados en 1956 y 1986, respectivamente, concluyeron que la explotación del yacimiento de hierro del Mutún es comercialmente inviable. El experto indicó que desde entonces no se volvió a realizar ningún estudio de factibilidad, incluso para la firma del contrato con la empresa india Jindal en 2007.

“El Mutún fue descubierto en 1848,  posteriormente un estudio muy serio se hizo en los años 50, otro estudio igualmente en los años 80, y todos esos estudios previos señalaron que el Mutún no era un yacimiento comercialmente interesante”, manifestó el especialista, que sostiene esta versión en su investigación El proyecto del Mutún: ¿Un sueño inconcluso?

En 1956 Comibol y GEOBOL realizaron  estudios  para  la explotación del yacimiento. En  la  década  del  setenta contrataron a la consultora Arthur McKee para determinar el volumen de reservas probadas del Mutún que llegó a 163 millones de toneladas.

La consultora brasilera COBRAPI, bajo la tuición y supervisión de la antigua empresa estatal SIDERSA, agregó Morales, realizó el segundo estudio de factibilidad, que concluyó, en esa época, pese a la riqueza de los yacimientos, que “no era  rentable ni conveniente”.

De acuerdo al texto de Morales, las razones para sostener esta conclusión se deben a que “el consumo de hierro en Bolivia alcanzaba sólo a las 16 mil  toneladas y era imposible exportar debido a los subsidios que  los grandes  países  ofrecían  a  sus  industrias  por  razones  de  seguridad  nacional”.

Otro de los factores fue que “la China vendía (y vende) en el mercado nacional a precios imposibles de competir”. También porque “la producción con gas, frente a la producción con carbón vegetal (alternativa recomendada por  la consultora) era muy onerosa” y porque “la calidad del mineral, rica en fósforo, encarecía los costos de producción con relación a las explotaciones de otros yacimientos”.

Morales indicó que si bien los tiempos han cambiado, en el aspecto tecnológico y el precio de los minerales -que aunque a la baja continúan siendo expectantes-, es preciso realizar un nuevo estudio de factibilidad, por cuenta de Bolivia, antes de pensar en cualquier licitación y explotación.

Contrato con la Jindal

El analista calificó de “barbaridad” el contrato que firmó la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) con la empresa india Jindal -que en julio de 2012 devino en ruptura y hoy el Estado enfrenta un juicio-, porque “se le entregó un yacimiento sin saber siquiera qué se le estaba entregando”. Dijo que parte de lo inexplicable es por qué la Jindal aceptó el convenio “si sabía perfectamente que no había gas y había muy serias dificultades en materia de transporte”.

“Lo que se puede criticar al gobierno es que ha hecho un contrato sin saber qué es lo que estaban concediendo”, indicó.

Respecto al proyecto del gobierno, de construir una mini acería con una inversión de $us400 millones, dijo que “es una sonsera”.

“Yo no sé por qué se ha pensado eso, posiblemente no va haber tal cosa. Va ser así muy como de juguete, algo serio costaría por lo menos 3.000 millones de dólares, porque hay que pensar también en invertir para sacar el mineral”, manifestó.

Dijo que la posibilidad de explotar el Mutún, de concretarse, sería muy a futuro, con la construcción de la autopista bioceánica, que viene de San Pablo, Brasil, hasta Arica, en Chile.

Otro proyecto favorable para la explotación del Mutún, agregó, es la construcción del tren bioceánico. “Sería otra alternativa de transporte, pero todo eso todavía son proyectos en el aire, no hay nada todavía concreto, pero es posible que algún día se realicen”, apuntó.

El cerro Mutún es uno de los yacimientos de hierro y manganeso más importantes del mundo. Está ubicado al sudeste de Bolivia, en la provincia Germán Busch, a 27 km de la ciudad de Puerto Suárez, en un área de 65 km2, con colinas cuya altitud varía entre 200 y 800 metros. Colinda con el macizo de Urucum, perteneciente al Brasil, que es también un gran yacimiento de hierro en actual explotación.