La venta de Amaszonas se concretó por $us 50 millones a Nella Airlines

El Deber
0
198
Amaszonas

Nella Airlines, holding estadounidense con sede en Brasil, anunció la compra por $us 50 millones de Amaszonas Línea Aérea, que opera en Bolivia hace 22 años y que tiene vuelos regulares a Brasil, Chile y Paraguay. El martes, el presidente ejecutivo de Amaszonas, Sergio de Urioste, afirmó que el acuerdo incluye el traspaso de la totalidad de las acciones a la primera aerolínea brasileña creada con capital 100% extranjero (estadounidense).

En un comunicado que divulgó en redes sociales, Nella Airlines Group anunció la incorporación de Amaszonas, con sede en Santa Cruz de la Sierra, como parte de su política de expansión con miras a convertirse en un jugador importante en Sudamérica.

Con la adquisición, Nella Airlines Group pasa a actuar en un mercado que movilizó 4 millones de pasajeros al año antes de la pandemia y que en junio de 2021 ya había recuperado el 78% de su demanda. “Seguimos firmes y confiados en un rápido aumento del volumen de pasajeros y cargas transportados por Nella en América Latina, con gran conexión. Estamos seguros de que las sinergias resultantes de esta operación mantendrán la solidez del grupo en este momento de retoma y expansión de la actividad”, anotó el holding americano.

Si bien Nella Linhas Aéreas aún tiene que completar su certificación en Brasil, la adquisición de Amaszonas ya es su segunda inversión extranjera en las últimas semanas. En julio adquirió, por una suma no revelada, una participación en la venezolana Albatros Airlines (G0, Maracay ). La empresa vuela a Aruba, Costa Rica, Margarita y Punto Fijo.

Según la abogada Cristiane Secco, quien negoció la operación en ambas partes -compra y venta-, socia responsable del área de fusiones y adquisiciones y especialista en aviación de Albuquerque Melo Advogados, la adquisición anticipa las actividades de Nella Airlines en Brasil. “Con esta adquisición, anticipamos la operación de la empresa, ya que el proceso de certificación de Nella Brasil debería estar terminado en el primer trimestre de 2022”, dice.

A su vez, De Urioste reveló que la primera tarea de Nella Airlines será financiar la reestructuración de Amaszonas y saldar las deudas que ha acumulado debido a la pandemia de Covid-19. A largo plazo, el inversor planea expandir el operador.

Desde 2020, cuando la pandemia paralizó las actividades en Bolivia y todo el mundo, Amaszonas había pedido un plan de salvataje, pero no hubo respuesta. En julio, De Urioste llamó a una unión entre los operadores aéreos locales, pidiendo además la colaboración del Gobierno para ‘pelear’ en el mercado regional, planteando la creación de un bloque de aerolíneas locales para operar rutas internacionales. Sin embargo, no logró su objetivo. “Se cierra un esfuerzo de 22 de años de operación”, exclamó De Urioste.

No obstante, señaló que con la venta de las acciones de la compañía aérea todos ganan, principalmente los empleados que tienen asegurada la estabilidad de sus fuentes laborales. “Todos los empleados se quedan y tienen trabajo asegurado. Es una venta de acciones, las condiciones que tiene la empresa con los proveedores y con los acreedores no cambia. Por supuesto, el nuevo dueño tiene intenciones de negociar en condiciones favorables. Los acreedores, que estén tranquilos, que esta gente está asumiendo las deudas de la empresa. Están asumiendo todas las deudas, los activos y los pasivos de la aerolínea”, manifestó De Urioste, al anotar que se establecen 45 días para cerrar la transición.

Luis Vera, socio y vicepresidente de Amaszonas, indicó que para mañana está prevista la llegada al país de representantes de Nella Airlines para agilizar el proceso de transición y asumir nuevas directrices del itinerario de vuelos y aclaró que se garantiza el cumplimiento de los vuelos.

Para el gerente general de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Gustavo Jáuregui, la venta de Amaszonas es una señal de alerta sobre el avance de la crisis económica en el país, frente a la ausencia de medidas del Gobierno.

Espera que los nuevos inversionistas planteen una estrategia de ampliación de la operación, para generar nuevas empleos en un sector intensivo en mano de obra.

No ven impacto inmediato

Para Jorge Valle, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas de Bolivia (ALA), el mercado no se verá afectado en gran medida, sobre todo si ellos (Nella Airlines) operan en las mismas condiciones que lo hacía Amaszonas.

A su criterio, el hecho de que las aerolíneas hayan estado paralizadas ha sido un problema difícil de superar. “Han tenido que reducir personal, itinerarios, aeronaves, entre un montón de cosas más. El mercado no se ha recuperado y estará en un 40 y 50% y creo que mientras no nos liberemos de la pandemia este problema seguirá dificultando las operaciones”, dijo.

El titular de ALA cree que el país necesita urgente una nueva política aeronáutica que haga que la gente que tiene interés de participar en la actividad pueda tener incentivos, medidas de fomento o algún tipo de determinaciones especiales que hagan atractiva la actividad. “Mientras hay países en la región que disminuyen o eliminan impuestos, tasas, recargas, contribuciones especiales y otros aranceles que afectan a la aviación, en Bolivia se mantienen tal cual. Esto demuestra que Bolivia es un país expulsor de líneas aéreas”, dijo el dirigente del sector.

Para la presidenta de la Asociación Boliviana de Turismo Receptivo (Abatur), Jaquelin Riveros, es lamentable cómo en Bolivia las aerolíneas quiebran o, en el caso de Amaszonas, se ven obligadas a vender acciones porque no existe ayuda del Gobierno. “No hay convenios a escala internacional para que otras aerolíneas puedan llegar al país y así dar trabajo a muchos bolivianos desempleados. Tampoco ayudan a las líneas aéreas bolivianas con incentivos tributarios u otras medidas para salir de la crisis económica”, lamentó.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Operadores de Turismo Receptivo, Jorge Arroyo, espera que la venta de Amaszonas pueda potenciar y dar mayor liquidez a esta aerolínea, y que así se reactiven muchos de los destinos que tenía. “Esperamos que Nella Airlines mantenga la mística que caracteriza a Amaszonas, y se convierta en una empresa articuladora en el territorio boliviano e internacional”, refirió.

Deuda con el Estado

A tiempo de deslindar responsabilidades en la situación difícil de la compañía, el Gobierno, a través del ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Édgar Montaño, informó que las deudas de la aerolínea con el Estado rondan los Bs 23 millones y espera que las honren.

Detalló que a la ATT se le debe, desde 2010, más de Bs 11 millones; a Sabsa, Bs 7,9 millones; mientras que a Aasana son más de Bs 3 millones.