A dos años del virus de Wuhan

0
118
Wuhan, coronavirrus
Foto: BBC

En la edición de enero de 2020, la Revista Dat0s publicó un reportaje de la agencia Intercept Brasil sobre el miedo a un virus que había provocado el primer contagio en un ciudadano de origen chino en la ciudad de Wuhan el 18 de noviembre de 2020. Desde esa fecha hasta ahora han fallecido 5.135.227 personas víctimas de la enfermedad .

Por Rosana Pinheiro

Crisis epidémica

No es la primera vez que China pasa por una crisis epidémica. La historia de las enfermedades contagiosas que expanden miedo es larga. También es larga la historia de cómo las autoridades chinas, con sus errores y aciertos, burlaron sus propias crisis como en 1949 con el brote de cólera y varicela en 1950.

La más reciente epidemia fue la del Síndrome Respiratoria Aguda Severa, (Sars, por sus siglas en inglés). Como anotaron los sinólogos Arthur Kleinman y James Watson, en el libro “Sars in China: ¿prelude to pandemic?”, la Sars provocó en 2003 una de las más serias crisis de salud de nuestros tiempos. Kleinman, que lleva cinco décadas de experiencia en intervención en salud pública en China, opina que la epidemia fue una especie de preludio de otras catástrofes de la salud que vendrían en el siglo XXI.

A pesar de que el número de muertes haya sido de unas 1.000 personas – pequeño comparado a otras epidemias – la Sars movilizó inseguridades, temores y preconceptos sobre el país. Los Estados Unidos no evitaron rumores de que se estaría expandiendo el bioterrorismo en su territorio.

Pánico por el coronavirus

Pasada la Sars, hoy la noticia el nuevo coronavirus alienta una ola de pánico moral que combina fake news, desinformación, racismo y estereotipos. Noticias falsas gravísimas recorrieron por WhatsApp. La más debatida en las redes sociales fue que el virus tendría origen en la sopa de murciélagos, que derivó en que aquellos que comen regularmente corazón de gallina y tripas de buey queden estupefactos. Un video en el Twitter mostraba una escena grotesca de un joven chino comiendo un pájaro vivo, como prueba cabal que era por eso que el virus se estaba expandiendo.

En el análisis de la información, descubrí, con ayuda del profesor David Nemer, de la Universidad de Virginia (EEUU), que grupos bolsonaristas (por el presidente de Brasil Jair Bolsonaro) en WhatsApp inundaron rumores, en forma de breaking news (últimas noticias en traducción libre al inglés), que decían que los chinos estaban muriendo en las calles, que padres abandonaron a sus hijos en los aeropuertos al enterarse de la contaminación y que 23 millones de personas estaban en cuarentena y que 112 mil habían fallecido. Ese es el relato apocalíptico –o la doctrina de choque como diría la escritora Naomi Klein– manipulado para fines políticos.