Crece la tensión en Hong Kong

0
35

Miles de personas volvieron a marchar por las calles de la región especial en rechazo al operativo policial que el martes a la noche avanzó con gases lacrimógenos y golpes contra los miles de manifestantes que bloqueaban las calles en demanda de una reforma electoral. Hay 45 detenidos y un número indeterminado de heridos. El gobierno de Pekín volvió a mostrarse intransigente: “Las protestas están condenadas al fracaso”.

La operación policial de anoche tuvo como objetivo abrir al tránsito el túnel de la calle Lung Wo, cerca de la sede del gobierno, que fue bloqueado sorpresivamente la noche anterior por los activistas. En el despeje de la vía se registraron escenas caóticas, con policías empujando a los manifestantes al suelo para esposarlos y llevárselos de allí.

Especial indignación provocó un video difundido por la televisión TVB que muestra cómo los policías vestidos de civil llevan esposado a Ken Tsang, miembro de los opositores y del Partido Cívico, hasta arrojarlo en un oscuro rincón y patearlo. Tsang fue atendido en un hospital. El responsable de seguridad Lai Tung-kwok seañaló que los funcionarios involucrados “han sido suspendidos temporalmente del servicio”.

Diputados del partido publicaron fotos de sus contusiones y heridas en cuerpo y cara. Tras las quejas por la brutalidad policial se ha iniciado una investigación. La policía se mostró “preocupada” por el video con los funcionarios “sospechosos de recurrir a la violencia de la noche a la mañana”.

Las protestas en la ex colonia británica, que forma parte de China como región administrativa autónoma desde 1997, se prolongan desde hace más de dos semanas. Fueron provocadas por la decisión de Pekín de permitir por primera vez elecciones directas en Hong Kong en 2017, pero sin permitir la presentación libre de candidatos.

La semana pasada el gobierno de Hong Kong suspendió el diálogo planeado con los estudiantes para encontrar una solución al conflicto. Sin embargo, tras esta última escalada de tensión un alto cargo del gobierno apuntó por primera vez a la posibilidad de volver a la mesa de negociaciones “en el plazo de unos días”.

El secretario para Asuntos Constitucionales, Raymond Tam, afirmó a la cadena de radio RTHK que se están haciendo esfuerzos en esa dirección a través de un “respetado mediador”.

Mientras tanto el gobierno de Pekín volvió a mostarse intransigente. Las protestas están “condenadas al fracaso”, afirmó el “Diario del Pueblo”, el órgano de propaganda del régimen, que además alabó la actuación de la policía de Hong Kong. “Los hechos y la historia nos muestran que las acciones radicales e ilegales (…) sólo desembocan en acciones aún más ilegales que aumentan el caos y los disturbios”, agregó el diario. “La estabilidad es una bendición, la insurrección provoca el caos”.