¿Qué podemos esperar de la COP 20?

0
25

La gran reunión sobre el clima que comenzó esta semana en Lima es la última gran instancia antes de la reunión de diciembre de 2015 en París, que debe concluir un nuevo acuerdo mundial que establezca las obligaciones de cada país a partir de 2020. La COP 20 es, en realidad, un conjunto de reuniones simultáneas y su nombre viene de la sigla en inglés del vigésimo período de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP 20) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Además, en la capital del Perú está teniendo lugar el décimo período de sesiones del Protocolo de Kioto, que fijó metas de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el cuadragésimo primer período de sesiones de los órganos subsidiarios de Ejecución y de Asesoramiento Científico y Tecnológico, y la séptima parte de la segunda sesión del Grupo de Trabajo Especial sobre la Plataforma de Durban para una acción reforzada. También hay previstos dos diálogos ministeriales de alto nivel y el primer proceso de evaluación y revisión internacional, acordado en 2010 en Cancún, para comparar los esfuerzos por reducir emisiones entre los países desarrollados.

En Lima, los gobiernos deben avanzar en la redacción de los borradores del acuerdo de 2015, anunciar sus metas de reducción nacionales y acordar cómo “mejorar la ambición” si la suma de las metas nacionales supera -como es muy probable- el “presupuesto” global total de emisiones posibles sin que se produzcan consecuencias catastróficas.

El tema central en debate es cómo aplicar el artículo 3.1 de la Convención sobre el Cambio Climático, donde los países se comprometen a “proteger el sistema climático” en la medida de “sus responsabilidades comunes pero diferenciadas y sus respectivas capacidades”.

Los esfuerzos nacionales de mitigación son obviamente muy desiguales entre países ricos y pobres, debido a sus diferentes capacidades. Los países africanos y el grupo de “países afines” (integrado por treinta países en desarrollo, entre ellos China, India, Filipinas, Cuba, Venezuela y Argentina) se oponen a contabilizar estos esfuerzos nacionales sin vincularlos a la provisión de financiamiento, la transferencia de tecnología y el apoyo a la creación de capacidad que deriva de las responsabilidades.

Los países en desarrollo han subrayado que no puede haber una “cosecha temprana” con un acuerdo sobre mitigación si no se incorporan los demás elementos de lo que debe ser “un único paquete”, incluyendo las finanzas.

En Cancún se acordó movilizar 100,000 millones de dólares por año para apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo para mitigar el cambio climático y adaptarse a él. Sin embargo, para el periodo 2015-2018 se han prometido menos de 10,000 millones y los temas financieros absorben gran parte de la atención de los negociadores en Lima.

En la última Conferencia de las Partes (COP 19) en Varsovia, después de una intensa disputa, se aprobó la creación de un mecanismo internacional sobre daños y perjuicios asociados con el cambio climático, que fue visto por muchos como una victoria muy significativa de los países en desarrollo. La COP 20 debe avanzar en la aplicación de este mecanismo y crear un Comité Ejecutivo que lo ponga en práctica.

Aunque con recursos limitados, el Fondo Verde para el Clima está a punto de comenzar a operar y por eso en Lima se prestará mucha atención a los planes nacionales de adaptación que el Fondo debe apoyar, así como a sus mecanismos de operación, para que no se demore más la puesta en marcha.

En 2012, la COP 18 celebrada en Qatar decidió establecer un Diálogo Experto Estructurado para apoyar el trabajo de los órganos de ejecución y proporcionar insumos científicos para la evaluación del avance. Este examen de la idoneidad del objetivo mundial a largo plazo y el progreso general hacia su consecución es conocido como “opinión 2013-2015”.

La cuarta reunión del Diálogo Experto Estructurado se llevará a cabo en Lima para considerar el quinto informe de evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Los resúmenes de las reuniones anteriores, sumados a lo que surja del análisis en Lima, serán resumidos y conceptualizados para cerrar este diálogo antes del próximo período de sesiones de los órganos subsidiarios, en junio de 2015. No se espera que la evaluación concluya en Lima y el Diálogo probablemente continúe en Ginebra, en febrero de 2015.

En la sesión de junio de este año de los órganos subsidiarios, los países en desarrollo han señalado que la revisión no solo debe abordar el objetivo de frenar el aumento de temperatura a largo plazo, sino que también debe evaluar el cumplimiento de los compromisos de los países desarrollados, particularmente en materia financiera y de transferencia de tecnología.

Meena Raman es Coordinadora del Programa de Cambio Climático de Third World Network (TWN).

El texto completo en inglés, que se realizó con el aporte de Hilary Chiew, puede consultarse en www.twn.my