El peligro en el consumo exagerado de bebidas adulteradas que se expenden sin control

0
108

Datos Investigación realizó el segundo estudio cualitativo en la técnica de Grupos Focales para ver la percepción de cierta población sobre los hábitos, razones, sensaciones del consumo de bebidas en grupos mixtos de adultos entre 26 a 45 años de edad y ahí va lo que encontramos:

FICHA TÉCNICA

Tipo de investigación: Cualitativa

Técnica empleada: Grupos focales

Características específicas: Adultos de 26  a 45 años

Características socioeconómicas Tipo “C-2” clase media baja en ascenso, Tipo “D” clase media baja

Ámbito geográfico: La Paz

Cantidad de grupos:4 grupos focales, separados por sexo con un nivel de asistentes de 8 personas por grupo


Hábitos que tienen los adultos para consumir bebidas alcohólicas

Los hábitos de consumo de bebidas en los adultos generalmente son en fiestas, matrimonios, cumpleaños, reuniones familiares y habitualmente con amigos. Los hombres manifiestan que después de un partido de futbol es inevitable “unas cervezas”, considerando también la tradición de los viernes. “Fines de semana, todos los viernes después del trabajo me compro una cerveza” Los grupos investigados en este estudio han señalado en su notoria mayoría que la cerveza es una especie de aperitivo. “La tomo en casa cuando estoy solo para ver alguna película”, señala uno de nuestros entrevistados.

Si bien los jóvenes en la anterior medición sobre consumo de alcohol comprendidos entre los 18 a 26 años advierten el peligro de tomar con descontrol tragos adulterados que se expenden en la vía pública, el grupo investigado en GF de 26 a 45 años entre hombres y mujeres coinciden con los más jóvenes en los cuidados que se debe tener cuando se bebe; aunque a diferencia de ellos, estos aseguran que disfrutan una bebida sin llegar a situaciones al límite. Una de las opiniones recurrentes en este grupo alude a prestes o fiestas patronales y folklóricas que son una buena oportunidad para beber.

Razones por las cuales los adultos consumen bebidas alcohólicas

Las razones para tomar una bebida son principalmente para “compartir con amigos”, “antidepresivo”, “salir de la cotidianidad”, “alegrarse”, “disfrutar de un buen clima cálido” donde la asociación principal de una bebida refrescante preferida es la “cerveza”. Un aspecto interesante que manifiestan los varones entrevistados es que “están programados ya en la mente para tomarse una cervecita el viernes o sábado”. Ese chip no condiciona sin embargo la cantidad de trago que se ingiere. Muchos de ellos afirman que “hay licorerías a patadas y que se debería normar la modalidad de venta sobre todo a los menores de edad”.

Muchos de ellos en su condición de padres y madres afirman que si bien no han perdido el control respecto al cuidado sobre consumo de sus hijos, afirman que “la sociedad es altamente permisiva y que no les interesa si el que bebe es menor de edad”. El fin señalan son las ganancias. Otro de los aspectos mencionado a nivel de crítica es la cantidad de bebidas desconocidas que se expenden en el mercado que pone en riesgo la integridad de la sociedad. Esta opinión es coincidente con los grupos investigados en el primer estudio. Los entrevistados afirman que las autoridades deberían endurecer el control y elaborar normas para evitar el consumo de bebidas adulteradas.

Sensaciones que sienten al consumir bebidas alcohólicas

Todos coinciden en manifestar que la sensación depende del estado de ánimo en el cual uno se encuentra, pero el denominador común es la “alegría” “esas ganas de reír”, “disfrutar”, “relajamiento”. Uno de los participantes llegó a decir que “se siente como si estuviera en las estrellas”. Algo muy importante entre los informantes es beber para ser incluidos en los grupos sociales. “La bebida es el camino ideal”, señalan. Las mujeres hacen énfasis en que en una sociedad machista se reprime a las mujeres lo que las induce a formar grupos de amigas para servirse unos tragos sin compañía masculina para disfrutar y pasarla bien.

En este tipo de reuniones siempre hablando de las mujeres afirman que toman con cuidados y que no quieren repetir malas experiencias de sentirse embriagadas hasta perder el control. Muchas de las participantes del grupo femenino de clase D coinciden en afirmar que en situaciones de emotividad como el divorcio, peleas con la pareja y otros sentimentales son más proclives a caer rápidamente sumergidas en depresión.  “En mi caso me ha pasado eso que quería sacar ese dolor que tenía dentro”.

Entre los varones comprendidos en el mismo grupo social afirman que todo tiene que ver con la madurez de la persona para no llegar a situaciones límite. “Tiene que ver la madurez de la persona, como refugio unas copas la sensación es de calma”. Además una de las opiniones recurrentes entre los varones es que todo depende del estado de ánimo y que la bebida es un incluyente social. “Se socializa más”, afirman.

Preferencia de bebidas que habitualmente consumen

La particularidad de bebidas varía entre un vodka, singani, vino, ron y wiski que son las bebidas fuertes que habitualmente se consumen por preferencia. Sin embargo la bebida común que para empezar un buen día de diversión es la “cerveza”. Nuevamente entre los participantes se vuelve a escuchar la facilidad de encontrar cualquier tipo de bebida alcohólica a cualquier hora y hasta en puestos de venta instalados en las calles cuando se trata de fiestas patronales o pretes. “La permisibilidad de la sociedad que debería endurecer sus leyes respeto al consumo de alcohol”, opinan. Uno de los participantes reveló que hasta ha visto “fábricas en las que se producen destilados sin control sanitario y menos de registro para producir bebidas alcohólicas”.

Haciendo una comparación con el anterior estudio en el que los jóvenes de 16 a 26 años reconocían que son presas del consumo barato y lo que venga para embriagarse, los mayores en este nivel mencionan que entre sus preferencias se inclinan por las condiciones de calidad de lo que ingieren.

¿Piensan que es malo tomar?

Los informantes opinan que no es malo tomar mientras sea con media “el problema está en cuanto se vuelve vicio”. Otros opinan que “es necesario para el ser humano divertirse” “desinhibirse”. Lo importante es tomar precauciones cuando una sale a beber algunas de las recomendaciones que hacen son: “no hablar con extraños”, “tomar precauciones para volver a sus casas” y “consumir con media”. Afirman que no es malo tomar en la medida que no se convierta en un vicio. “Todo en exceso es dañino”, aseguran de manera coincidente”. “Lo malo está en la exageración que muchos tienen”. Al margen de estas participaciones no existen opiniones extrapoladas con relación a si es malo tomar mientras no se caiga en excesos.

¿Qué opinión tienen del consumo de bebidas alcohólicas en nuestro país?

Existe una opinión uniforme que indica que el consumo de bebidas alcohólicas ha crecido en los últimos años por varios factores; la permeabilidad de los padres hacia los hijos, la accesibilidad que ahora tienen los jóvenes y niños para comprar bebidas a bajo costo, además de la falta de control por parte de los padres y autoridades encargadas del tema. Por otro lado, consideran que las nuevas leyes para los niños y adolescentes “solo les hacen conocer sus derechos y no así sus obligaciones”.

Algunas sugerencias son “educar con el ejemplo”, “sacar leyes más drásticas que castiguen con multas fuertes tanto al vendedor inescrupuloso que vende a menores de edad como a los jóvenes que compran y personas que beben en la calle”. Entre las opiniones más valiosas apuntamos: En los grupos C-2 una coincidencia es que “la tecnología tiene mucho que ver con la pérdida de diálogo en la familia”. Las mujeres opinan que “la tecnología tiene mucho que ver ya no hay comunicación en las familias”. En el mismo grupo los varones coincidentemente dicen que “la tecnología influye bastante; ahora arman grupos para beber, hacer fiestas”.

Otra de las consideraciones repetidas en este grupo tanto en opinión de hombres y mujeres es que “existe una tenaz pérdida de valores entre los jóvenes y la falta de creencia en Dios” o que “los padres dan el ejemplo de tomar a los hijos que lo ven como algo normal”. Además creen que en la actualidad “papá y mamá trabajan y el niño o joven está solo”. “Antes la madre se ocupaba de los hijos”, afirman.

En el grupo D los varones afirman que se debería copiar de sociedades más avanzadas en las que es prohibido caminar por las calles en estado inconveniente. Por otro lado dicen que “se deberían normar el registro sanitario de tragos baratos”. Y, finalmente, que el consumo de alcohol en Bolivia es un tema cultural pero sin normativa”. La responsabilidad según este grupo de varones recae en el Estado. “Muy poco control de las autoridades”. “Se debe normar el consumo y costos”.