Intensivistas prevén catástrofe si el Gobierno no dota de equipamiento

0
15
Foto: Periódico Bolivia

Bolivia puede enfrentar una catástrofe si no se subsanan los requerimientos de unidades de terapia intensiva que se requieren para enfrentar la pandemia del coronavirus. Se establece que entre el 70 y 80 por ciento de personas que ingresan en las UTI fallecen.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva (Sbmcti), Adrián Ávila, advirtió que ante el avance del virus el país no cuenta con camas y equipos para atender a pacientes críticos.

Explicó que el pasado mes de marzo, se dio informó de que el país cuenta con 490 camas de terapia intensiva, que apenas son 200 intensivistas, que el sistema había colapsado con las patologías actuales y que no se tomó en cuenta la Covid-19 y sus complicaciones.

“Ya estábamos colapsados y qué ha pasado después de 3 meses, cuántas camas tenemos actualmente en Bolivia, 520, 30 camas después de tres meses, apenas se ha logrado realmente completar y esto nos tiene que llamar la atención”, dijo.

A la fecha Bolivia pasa los 14 mil contagiados con el virus y, según la incidencia de la Covid-19, para el 5 por ciento de pacientes que  requerirán de terapia intensiva se debería contar con 700 camas.
“Para ser más exactos 697, o sea ya estamos colapsados de acuerdo a estos datos y ni siquiera hemos llegado a la cúspide de esta pandemia”, reflexionó Ávila.

Consultado sobre el porcentaje de pacientes que logra salir de terapia intensiva, dijo que es bajo.

“Del  100 por ciento de los pacientes que ingresan (a terapia) llegan a fallecer más o menos entre un 60 a 70 por ciento. La cifra es muy elevada, por eso también esta patología es altamente transmisible”, señaló. Sin embargo, la ministra de Salud, Eidy Roca, es más radical con esta percepción. Después de una reunión con el Colegio Médico de Bolivia en Cochabamba, refirió que un porcentaje mayor de personas no logra salir de terapia intensiva.

La autoridad señaló que lo que se debe evitar es llegar a  la UTI y que las personas deben tomar conciencia que es lo último y que deben avisar en cuanto presentan los síntomas.

“Nuestra lucha es ‘no queremos llegar al hospital’, porque si llegamos al hospital y entramos a terapia intensiva tenemos más del 80 por ciento de posibilidades de no salir vivos”, expresó.

Situación complicada

El presidente de la Sbmcti reiteró que Bolivia tiene déficit de camas equipadas en terapia intensiva, falta de equipo multidisciplinario para la atención de paciente crítico y que no se llega ni siquiera al 50 por ciento requerido para las necesidades actuales.

“En La Paz la situación es mucho más crítica aunque no hay muchos casos, actualmente tenemos 776 casos si hacemos esta relación deberíamos tener de 39 a 40 camas (…), apenas llegamos a 10 camas imagínese lo que va a suceder en La Paz  si la cifra llegará a lo que pasa en Santa Cruz, va a ser una catástrofe”, advirtió.

Sobre Beni, indicó que se verificó que el hospital Germán Busch apenas tiene siete camas en terapia intensiva y un solo intensivista. “Ese hospital es totalmente obsoleto, así lleven 100 ventiladores no va a entrar porque la infraestructura no da, realmente la situación es muy caótica”, indicó Ávila.

De acuerdo con el detalle, en Santa Cruz, uno de los departamentos más golpeados, junto con Beni, aproximadamente el 10 por ciento de los intensivistas se ha contagiado y están aislados, lo que ha disminuido la capacidad de atención médica.

¿Cuarentena?

La sociedad de intensivistas evalúo que la cuarentena no fue bien aprovechada por el Gobierno, además de la falta de colaboración de la ciudadanía para evitar la propagación del virus. Ávila especificó que en ese periodo el Ejecutivo debía equipar los centros médicos, pero lamentablemente esto no fue así.

“La cuarentena de ninguna manera va a impedir contagios porque la única forma de que nosotros podamos curar esta enfermedad es con una