Rocha ya fue encarcelado por quema de Alcaldía en 2003

0
45
Foto: ANF

El abogado penalista Eduardo León apuntó a Braulio Rocha como el autor intelectual de la tragedia del Municipio de El Alto que cobró la vida de seis funcionarios ediles. En declaraciones a ANF recordó que Rocha encabezó la primera quema de ese municipio en febrero del 2003, “fue procesado y guardó detención por nueve meses”.

En su criterio, en la víspera “se procedió con el mismo ?modus operandi? de hace trece años: movilizó a sectores sociales disconformes, infiltró grupos de choque para azuzar a la gente, e incendió la propiedad edil”. Rocha, también en declaraciones a ANF, negó que haya participado en la movilización y menos que haya sido el autor intelectual de la quema de la Alcaldía.

“Voy a preparar una denuncia por calumnias y difamaciones contra la señora (Soledad) Chapetón, está acostumbrada a difamar a mi persona y a mi familia. Yo ni salí ayer de mi casa, no estuve presente en el lugar”, dijo. León fue el abogado que demandó al dirigente gremial por la primera quema del municipio alteño. “Entonces se emitió una orden de aprehensión contra él y cuando las fuerzas del orden fueron a su domicilio apareció armado de un hacha, se rodeó de todos sus familiares y se necesitó movilizar a más de cien policías para detenerlo”, recordó.

El pasado 2 de abril, Braulio Rocha se enfrentó públicamente con la alcaldesa Soledad Chapetón y le arengó: “Voy a ser tu pesadilla por el resto de tu vida” cuando la autoridad edil decidió eliminar las atribuciones que éste tenía sobre las patentes municipales y anunció que procesaría a todos los exfuncionarios involucrados en actos de corrupción, entre ellos los hijos del dirigente gremial.

Este jueves Rocha contestó: “En ningún momento he amenazado a la señora Soledad Chapetón, mi deber es velar por la familia gremial, por esas dos malditas leyes que ha sacado, que son atentatorias a nuestros intereses”. Desde el 2005, Rocha disponía a su arbitrio del 50% por ciento de la recaudación por patentes municipales amparado en un convenio que suscribió con el entonces alcalde José Luis Paredes y, según León, “controlaba el 80% de los cargos ediles durante la gestión de Patana”.

“Es un hombre de alta peligrosidad que debería estar en la cárcel”, sentenció el abogado León. Dijo que si las autoridades de gobierno quieren esclarecer los sucesos de la víspera “deberían detenerlo e investigar a su entorno familiar y a todos sus vínculos sindicales, gremiales y delictivos para dar con los responsables”.

León no se reservó ningún detalle y dijo que Rocha “maneja a todos los ex funcionarios municipales porque él negoció sus cargos, es dirigente del Barrio Chino de El Alto, un mercado donde se venden productos robados, por tanto tiene bajo su control a grupos de matones que trabajan por encargo, goza de protección del gobierno porque a pesar de haber sido desconocido por los gremiales ha organizado una Federación paralela y ha logrado el reconocimiento del Ministerio de Trabajo”.

El historial de Rocha está cargado de muchos antecedentes irregulares. El abogado León reveló que “utiliza dos identidades, tiene documentos como Braulio Rocha Mamani y como Braulio Rocha Tapia”. El 2005 fue acusado de intento de homicidio y secuestro. La denuncia fue presentada por Petrona Choque quien entonces intentó pugnar por la secretaria ejecutiva de la Federación de Gremiales de El Alto pero el día de la elección fue secuestrada y vejada por un grupo de choque enviada por Rocha.

El 2014, nueve años después del hecho, un juez declaró que no había materia justiciable. El 2011, el radialista Leopoldo Ibarra denunció a Rocha por intento de asesinato. Cuatro sujetos lo atacaron, lo amordazaron y lo abandonaron en la zona de Río Seco con 8 puñaladas, le advirtieron que “deje en paz a los dirigentes”, fue auxiliado por el entonces comandante departamental de la Policía, Alberto Aracena.

Tampoco prosperó la demanda. “Es muy temerario, el 2010 lanzó a una persona desde una pasarela porque se oponía a su gestión”, dijo a ANF Eduardo León y advirtió que si las autoridades no van tras él “continuará siendo un peligro, tienen todos los mecanismos para atemorizar a quien se le ponga al frente”.