Trópico se autoaísla y brigadas de salud aún no llegan

0
15
Foto: Los Tiempos

Con al menos ocho puntos de bloqueo, los pobladores del Trópico iniciaron ayer un autoaislamiento tumbando árboles y echando tierra sobre un carril de la carretera, ante el anuncio del Gobierno del encapsulamiento de esa región por la “explosión” de casos de coronavirus. Por su parte, las fuerzas de seguridad instalaron puntos fijos para evitar el flujo de pasajeros. Hay gente que insiste en que el coronavirus es una farsa y se resiste a acatar las medidas de salud.

El Servicio Departamental de Salud (SEDES) reportó que hasta hoy se detectaron 111 casos confirmados en Entre Ríos, 74 en Shinahota, 73 en Puerto Villarroel, 37 en Chimoré y 27 en Villa Tunari, que suman 322 de los 1.162 casos confirmados en el departamento.

Celestina N., vecina de Entre Ríos, contó a OPINIÓN que el cierre de vías está en Ichilo, límite con Santa Cruz, y en el Locotal, límite con Cochabamba, donde se acordó poner letreros visibles que expliquen que el Trópico se encapsula por motivo de enfermedad. “Para que no digan que estamos bloqueando. Hace tiempo ya han conversado con las OTB, sindicatos, todos. Han buscado de toda forma cómo hacer, coordinando con la gente, algunos querían bloquear”.

La tierra echada sobre la carretera impide el paso de vehículos y los dirigentes les dijeron que pueden ir hasta ese lugar a aprovisionarse de alimentos. Sin embargo, la medida no implica quedarse en casa.

“A los del Trópico, ningún sarna del (ministro, Arturo) Murillo nos encapsula. Nosotros lo hacemos por nuestra cuenta”, escribió en redes sociales Marisol Rivera. Y Edgar Lazarte posteó: “A pesar de que todo es un show (por los casos de COVID-19), siempre estaremos un paso más (adelante) que estos saqueadores del país”.

Celestina también insistió en que lo que cree que afecta a la gente en Entre Ríos es el dengue y el fuerte frío que hace días desató fuertes resfríos entre la gente. Incluso, dijo, se comenta que el alcalde Aureliano Rojas (internado y en estado de coma por COVID-19) empeoró porque tenía gripe, se duchó “y le dio dengue”. El dengue es ocasionado por la picadura del mosquito Aedes Aegypti.

Dijo que en el hospital no hay sala de aislamiento, medicinas, oxígeno ni pruebas COVID-19, razón por la que los pobladores se niegan al encapsulamiento y rastrillaje de la forma en la que anunció que lo haría el Ministerio de Gobierno. “¿Qué nos van a rastrillar? Para que nos maten no más va a ser, que nos muestren primero buena atención. Todo ya está cercado, no va a entrar ningún militar”.

El comandante de la guarnición militar de Cochabamba, Alfredo Cuéllar, explicó ayer a ABI que militares y policías instalaron puntos fijos para restringir el paso de vehículos con pasajeros, pero sí pueden transitar camiones de carga para garantizar la provisión de alimentos. Los puestos de control están en Chiñata, cuartel de Colomi y Locotal.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Yercin Mamani, expondrá el martes a los alcaldes del Trópico de Cochabamba el “Plan de Contingencia Intersectorial”, que prevé una modalidad de encapsulamiento mixto para frenar el avance de COVID-19 en esa región.

ENCAPSULAMIENTO MIXTO El director del SEDES, Yercin Mamani, tiene previsto exponer hoy a los alcaldes del Trópico el “Plan de Contingencia Intersectorial”, que prevé una modalidad de encapsulamiento mixto para frenar el avance de COVID-19 en esa región, reportó ABI.

“Consiste en focalizar áreas de riesgo a fin de establecer qué comunidades, barrios y OTB presentan mayor cantidad de casos y ejecutar un rastrillaje casa por casa”.

Mamani espera que los alcaldes apoyen el plan y lamentó que se hiciera caso omiso a la recomendación del SEDES de encapsular el Trópico.

BAJO CONTROL En Villa Tunari, un miembro del personal de salud que pidió guardar en reserva su nombre, dijo que en ese municipio hay 24 personas aisladas en la zona COVID-19, en el Centro de Alto Rendimiento, y están bajo control médico. “Todos estables y la mayoría asintomáticos”.

Dijo que el municipio actuó con anticipación y logró comprar a tiempo medicamentos y material de bioseguridad para el personal, aunque ya se termina y harán un nuevo requerimiento.

Respecto a la población, observó mayor cuidado y obediencia a las medidas de bioseguridad y restricciones, pues el transporte se redujo y la gente solo transita hasta las 14:00.