Vacunas: Población joven se vacuna masivamente y contraresta desinformación

France 24
0
167
Vacunación a jóvenes bolivianos

Desde mensajes en redes sociales advirtiendo sin fundamento a los bolivianos que si se vacunaban podían convertirse en criaturas mitológicas hasta la desconfianza en la medicina tradicional, muchos aspectos ayudaron a estancar el proceso de inoculación en Bolivia. Pero gracias a los jóvenes, ahora el proceso se aceleró y muchos han acudido en masa a vacunarse para ponerle fin a la pandemia de la desinformación.

Cuando las cifras de la vacunación contra el Covid-19 en Bolivia parecían estancadas, los jóvenes han respondido al llamado a vacunarse y ahora son vistos como la esperanza del país para lograr la inmunidad de rebaño.

Los centros sanitarios ya no se ven vacíos como ocurría antes, cuando se aplicaban entre 6.000 y 8.000 dosis diarias. Según el ministerio de Salud, en los últimos días se alcanzó un pico superior a 80.000 vacunas diarias, en parte por la participación juvenil.

Jóvenes como Edwin Yupanqui, de 21 años, o Pedro Castillo, de 24, que se vacunaron en la Facultad de Medicina de La Paz, dijeron que lo hicieron para evitar la enfermedad, pero también para cuidar a sus familiares y retomar sus actividades universitarias y deportivas.

Según las estadísticas, en los grupos de mayores a 50 y 60 años, la vacunación ronda el 50 % de las personas previstas. Entre las personas con dudas, está la enfermera jubilada Marina Rodas, de 80 años, quien ha decidido no aplicarse ninguna vacuna contra el coronavirus.

“Son vacunas experimentales y escuchando noticias hay algunas secuelas que quedan. Entonces, por la edad que tengo no estoy segura de que sí me va a hacer bien o me va a hacer mal”, sostiene Rodas, que confía en que no se va a enfermar debido a su fe católica.

El alcalde de La Paz, Iván Arias, cree que serán los jóvenes los que generarán confianza y llevarán a sus padres dubitativos a la vacunación para que la ciudad alcance pronto la protección colectiva con más del 70 % de vacunados.

La tercera ola de la pandemia está en desescalada en Bolivia, pero golpeó con mucha fuerza con picos de más de cien muertos y 3.000 infectados por día.

Ahora, las autoridades esperan disminuir el impacto de la posible cuarta ola, con los jóvenes.