Elecciones 2014: Evo consulta para Vice entre Álvaro o Rodríguez Veltzé

0
11

Como se sabe, el vicepresidente Álvaro García Linera ha sido uno de los artífices de la obra gubernamental en los dos primeros periodos presidenciales. Pero, repentinamente, el presidente Morales ha comenzado a hacer consultas en reservado sugiriendo a Rodríguez Veltzé como su posible acompañante en la fórmula oficialista para las elecciones generales programadas para  el 2014

El ex presidente Eduardo Rodriguez Veltzé, nombrado agente del Estado Plurinacional de Bolivia ante La Haya, con rango de embajador, podría ser la opción que el propio presidente estaría buscando para presentarse a disputar las elecciones programadas para el mes de diciembre de 2014.  Hay varias teorías que se cruzan con el mismo efecto de donde se alimentan los rumores. En los entornos palaciegos, se dice que el presidente Morales es imprevisible y aunque la toma de decisiones las realiza previa una singular consulta, quien finalmente define es él. Nadie más. Faltando más de un año para los comicios generales del próximo año, frentes y agrupaciones políticas se han puesto en carrera para postular a sus candidatos a esas elecciones en la que el presidente Morales buscará su tercera reelección consecutiva a pesar de estar prohibido en la nueva constitución aprobada en Oruro.

El presidente Morales, ágil en la definición de varias estrategias clave que le podrían significar su permanencia en la cúspide del poder por casi 15 años consecutivos -el mayor tiempo que un presidente ejerció el cargo-, ha comenzado muy a su estilo: algo en broma pero buscando en el temor criterios de fondo, consultas de tipo personal que lo orienten en un posible relevo vicepresidencial.

El jefe de Estado, a su vez ejecutivo de las seis federaciones del Trópico de Cochabamba, se ha convertido en un verdadero arquitecto de la construcción en el poder; sin restar méritos a ningún anterior presidente, el actual mandatario ha sabido manejar el atuendo indigenista para hacer de su imagen una figura entre el Mito y la Realidad (ver nota El Peligro del Líder), con un respaldo casi irrestricto entre cocaleros del Chapare y cooperativistas mineros, así como una clase incondicional de campesinos que no están dispuestos a prescindir de él por largo tiempo. En cambio, sectores urbanos de las principales ciudades del país y de ciudades intermedias dicen que no volverán a apoyar a Morales. Es ahí donde radica la gran preocupación del primer mandatario. En los hechos, no está dispuesto a perder ese apoyo que le podría representar en suma el anhelado 51% de la votación para conformar Gobierno sin necesidad de recurrir a las alianzas políticas.

Se dice que el voto duro del MAS representa cerca a un 30% del electorado y que en las elecciones de 2014  la estrategia es lograr el 51%. Varios estrategas del propio equipo presidencial han señalado que alcanzar esa meta será más difícil que en los anteriores procesos electorales. Incluso así, Evo está seguro de derrotar a cualquier contrincante con una diferencia sustancial de votos. En apariencia, ese 51% se conseguiría con el respaldo de las clases medias. Las dicotomías tan dinámicas en política estarían obligando al presidente a redefinir los cálculos; quién es el acompañante que irradie simpatías en esa parte del electorado. En esa estrategia ha hablado para conformar alianzas con sus opuestos: Percy Fernández en Santa Cruz; Oscar Montes, en Tarija y René Joaquino en Potosí.

Hábil y con gran instinto de preservación, el jefe de Estado ha sostenido en reservado varias reuniones que aunque no sean necesariamente destinadas a trazar líneas en el devenir electoral, tratan al menos de orientar el norte para que llegado el momento defina quién es el predestinado a ocupar  junto a él la fórmula del MAS para las elecciones del 2014; con quienes debería contar y a quiénes debería excluir para cumplir su sueño de gobernar Bolivia hasta el año 2020.

En esas consultas informales, léase empresarios, industriales y con los propios aliados de los movimientos sociales, Evo acaba haciendo casi siempre la misma consulta: ¿Qué tal Rodriguez Veltzé como vicepresidente? La pregunta formulada a quemarropa es por demás sorpresiva. Evo es una persona a la que no se le puede contrariar, dice una fuente cercana a su equipo. Si la pregunta es apuntar al ex presidente como su acompañante en la fórmula presidencial, la respuesta por lo general recibe aprobación.

Quién es Rodríguez Veltzé

Amigos del ex presidente cuentan que tras la invitación que le hizo el Gobierno para hacerse cargo de la estrategia legal en el litigio marítimo contra Chile,  levantó varias veces el teléfono para pedir consejo a un grupo de amigos. Las opiniones acabaron por definir su futuro. “El mar no se logrará de la noche a la mañana es un proceso largo, debes aceptar”, le habrían manifestado personas con las que Rodríguez comparte algunos momentos de reunión en común.

Eduardo Rodríguez Veltzé, presidió un corto interinato en la presidencia y su principal misión fue convocar a elecciones generales para estabilizar el país que salía de un periodo de crisis. Su Gobierno duró escasos siete meses (9 de junio de 2005 – 22 de enero de 2006) tiempo cortó que no estuvo impune de escándalos. Uno en especial generó malestar cuando se supo que su Gobierno había resuelto entregar con la complicidad de determinados niveles de las Fuerzas Armadas, 30 misiles chinos para evitar, según se supo más tarde, que el Gobierno del MAS acceda a un peligroso arsenal bélico. El hecho fue calificado por el vicepresidente García Linera como un acto típico de “traición a la patria” y la Asamblea Legislativa Plurinacional inició un debate para someter a la justicia a los responsables. Poco tiempo después la ALP sobreseyó del proceso al ex presidente pero imputó al que fuera su ministro de Defensa,  general Gonzalo Méndez, que se refugió en los Estados Unidos donde vive hasta el día de hoy.

Los delincuentes

El caso podría haberse frenado ahí pero cada cierto tiempo los ex presidentes Carlos Mesa, Eduardo Rodriguez y Jorge Quiroga vivían a salto de mata por irregularidades que según el oficialismo cometieron durante el tiempo que ejercieron el mando de la Nación.

La misma Asamblea Legislativa  Plurinacional definió una estrategia para acusar a las tres ex autoridades por irregularidades y someterlos a la justicia ordinaria en lugar de abrirles procesos a través del juicio de Responsabilidades como estipula la ley.  Amenazados por la conyuntura, los ex presidentes Eduardo Rodríguez, Jorge Quiroga y Carlos Mesa, y el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas emitieron un comunicado pidiendo ser juzgados por un tribunal imparcial y denunciaron que los juicios penales que promovía el Gobierno en su contra violaban los derechos humanos y constitucionales. A este pronunciamiento público se refirió Morales, un día después de pasear por las calles con sus candidatos a la alcaldía. El jefe de Estado dijo que

“si alguien no tiene nada, no hay por qué temer a nada. Yo puedo entender que (los ex mandatarios) son delincuentes confesos y que se organizan en un sindicato para defenderse, a esa conclusión llego”.

Consultado Rodriguez Veltzé por las afirmaciones de Morales se limitó a decir que los calificativos emitidos por el presidente “muestran a un dignatario que no refleja el respeto que tiene que tener por cualquier ciudadano y por los colegas”. “Las disposiciones de la Constitución, tanto actuales como anteriores, determinan el respeto y la presunción de inocencia”.

Ese pasaje anecdótico de la política parece superado. Al menos hasta el día en el que el Gobierno invitó a Rodriguez Veltzé para hacerse cargo del juicio en La Haya. El ex mandatario es un hombre parco, de bajo perfil y diametralmente opuesto al actual vicepresidente a quien varios sectores apuntan como el “duro” de la actual administración.

A escasos tres meses de su nombramiento al frente de la estrategia de Bolivia en los tribunales de La Haya, el presidente Morales consulta si no sería el hombre ideal para acompañarlo en la fórmula oficialista.  El ex presidente sería una fina carta de presentación para el definitivo efecto mediático que necesita su gestión; probablemente pensando en un sueño: el retorno de Bolivia a las costas del Pacífico. Un sueño que para él significa el definitivo boleto a la historia.

LA CIFRA

2 millones de dólares costaron los misiles chinos que entregó la República Popular de China a través de un convenio de ayuda militar a Bolivia en 1998.

LAS FRASES

“Sólo los ex presidentes Víctor Paz Estenssoro y Eduardo Rodríguez Veltzé no me acusaron ni me procesaron; después todos me procesaron -recordó. Me acusaron de sedicioso, narcotraficante, asesino, terrorista; el Gobierno de Hugo Banzer Suárez y Tuto Quiroga me expulsó del Congreso por tantas acusaciones”. Evo Morales

 

“De un día para otro, esos misiles se entregan a los norteamericanos desarmando a las Fuerzas Armadas. Este acto es traición a la patria porque se entregan las armas de las Fuerzas Armadas a una potencia extranjera, a un país extranjero, a militares extranjeros”. Álvaro García Linera