¿Qué es la inoculación combinada y cuáles podrían ser sus beneficios?

0
62
Foto: Maja Hitij/Getty Images

Varios países están permitiendo que las personas reciban dosis de vacunas distintas, una técnica que los científicos esperan que tenga beneficios. La canciller de Alemania, Angela Merkel, es una de las personas que se sometió a esa combinación de fármacos.

 

Las vacunas más utilizadas contra el coronavirus están diseñadas para ser administradas como inoculaciones de dos dosis, y casi todas las personas vacunadas han recibido inyecciones de la misma vacuna.

Pero eso está cambiando porque más países están permitiendo y, en algunos casos, alentando, la inoculación combinada, con personas que reciben la primera dosis de una vacuna y luego una segunda inyección de otra diferente. El martes, el gobierno de Alemania reveló que la canciller Angela Merkel había recibido dosis de dos vacunas distintas, lo que se suma al creciente interés en esa práctica.

Algunas naciones han intentado adoptar ese enfoque por necesidad, cuando escaseaban los suministros de una vacuna en particular; o por precaución, cuando se plantearon preguntas sobre la seguridad de alguna vacuna después de que un grupo de personas ya había recibido sus primeras dosis. Hasta ahora, los reguladores estadounidenses se han mostrado reacios a fomentar esa práctica.

Pero los científicos y los responsables de la formulación de políticas sanitarias están interesados ​​en la posibilidad de que administrar diferentes inyecciones a la misma persona pueda tener ventajas significativas.

A continuación, contestamos algunas preguntas frecuentes sobre la vacunación combinada.

Mezclar vacunas (los científicos lo definen como “refuerzo primario heterólogo”) no es una idea nueva, y los investigadores ya han experimentado con esa técnica para combatir otras enfermedades como el ébola.

Los científicos han teorizado que administrar dos vacunas ligeramente diferentes podría generar una respuesta inmune más fuerte, tal vez porque las vacunas estimulan partes solo un poco distintas del sistema inmunitario o le enseñan a reconocer diferentes partes de un patógeno invasor.

“El argumento es que uno y uno son tres”, dijo John Moore, virólogo de Weill Cornell Medicine. “Saber si ese argumento se sostiene cuando nos referimos a la COVID-19 es algo que tendrá que ser juzgado por los datos reales”.

Además de los posibles beneficios inmunitarios, la combinación y el emparejamiento también “ofrecen una flexibilidad muy necesaria cuando los suministros de vacunas son desiguales o limitados”, dijo Zhou Xing, inmunólogo de la Universidad McMaster en Canadá.

Actualmente se están realizando múltiples ensayos clínicos para determinar si existen beneficios o inconvenientes. Investigadores de la Universidad de Oxford están probando diferentes combinaciones de vacunas -incluidas las inyecciones AstraZeneca-Oxford, Pfizer-BioNTech, Moderna y Novavax- en el ensayo Com-Cov, y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos también iniciaron un ensayo con dosis de refuerzo mixtas.

Investigadores rusos están probando una combinación de su vacuna Sputnik V y la inyección de AstraZeneca. La Sputnik, en sí misma, se basa en un enfoque de mezcla y combinación porque la primera y segunda dosis tienen fórmulas diferentes.

La mayoría de los estudios aún se encuentran en las primeras etapas, pero algunos han publicado resultados preliminares prometedores. El mes pasado, por ejemplo, un equipo de investigadores españoles anunció que las personas que recibieron una dosis de la vacuna AstraZeneca, seguida de